Solbes hará frente a la crisis con una inyección de 10.000 millones de euros

  • El Gobierno aprobará el viernes un paquete de medidas para estimular la economía · Dedicará 6.000 millones a rebajas fiscales y 4.000 a facilitar la financiación de pymes y a avales para la compra de VPO

Comentarios 7

El nuevo Gobierno echará a andar con talante generoso: su primer Consejo de Ministros, que se celebrará el próximo viernes, dará luz verde a la inyección de 10.000 millones de euros en un paquete de medidas destinadas a estimular la economía del país. Así lo anunció ayer el vicepresidente segundo y ministro del ramo, Pedro Solbes, quien ha asistido este fin de semana al encuentro de primavera del Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial. Fuentes de su ministerio especificaron que, de esa cantidad, 6.000 millones se corresponderán con rebajas fiscales para los contribuyentes, entre las que figura la devolución de 400 euros del IRPF prometida por el presidente del Ejecutivo, José Luis Rodríguez Zapatero -se hará efectiva en la nómina de julio, cuando los españoles recibirán 200 euros por los seis primeros meses del año.

Los otros 4.000 millones serán para medidas encaminadas a mejorar la financiación de las pequeñas y medianas empresas, además de avales para que los bancos faciliten la compra de viviendas de protección oficial (VPO).

El vicepresidente en funciones, que hoy renovará su cargo, explicó que el Gobierno podrá aplicar este plan de medidas, gracias al "margen de maniobra" del que dispone como consecuencia del superávit público. En este sentido, Solbes destacó que España es uno de los pocos países que pueden llevar a cabo esta política, recomendada por el FMI para afrontar la crisis internacional. A este respecto reconoció que la economía española sufrirá una desaceleración, si bien incidió en que no comparte el pronóstico del FMI sobre su intensidad. El organismo internacional sostiene que España sólo crecerá un 1,8% durante el presente año (seis décimas menos de lo que había previsto inicialmente), frente al 3,1% que barajaba el Ejecutivo el pasado diciembre. Es más, la institución que ahora dirige Dominique Strauss-Kahn asegura que la inflación media se disparará hasta el 4% en 2008, para moderarse al 3% en 2009.

A juicio de Pedro Solbes existen una serie de elementos que invitan a ser optimistas. Entre ellos, resaltó la solvencia del sistema financiero español (el FMI asegura que el fin del boom inmobiliario ha aumentado su vulnerabilidad), con unas entidades que mantienen bajas tasas de morosidad, y la flexibilidad del mercado laboral. En su opinión, los pronósticos del fondo son "excesivamente pesimistas" para el conjunto de los países europeos, algo que achacó a la forma en que este organismo realiza sus previsiones: primero las calcula para EEUU y después traslada la desaceleración a Europa. Por este motivo, reiteró que el Gobierno español no comparte sus estimaciones. De hecho, aunque admitió que todvía "es prematuro aventurar" lo que ocurrirá este año, señaló que el avance del PIB podría situarse "en línea" o ser "algo mejor" que el 2,4% que estima el Banco de España.

Las reacciones al plan anunciado por Solbes no se hicieron esperar. El nuevo portavoz económico del PP en el Congreso, Cristóbal Montoro, aseguró que los 10.000 millones de euros sólo son una "gran cifra", que no se sabe de dónde saldrá. Para Montoro, el Gobierno sigue empecinado en "negar la realidad" de la desaceleración económica, cuando "el FMI está vaticinando un crecimiento en España por debajo del 2%". El dirigente popular cree que con este tipo de anuncios el Ejecutivo no conseguirá "reflotar la economía", y que Solbes tendría que reconocer "la realidad de la situación". "Así no se crean las condiciones para que la economía se recupere en términos de confianza", añadió el portavoz económico del PP en el Congreso.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios