Telefónica mantiene el dividendo de 0,75 euros

  • La compañía gana un 56% menos por el impacto de la venta de O2 Los ingresos en España suben un 8,6% gracias a Fusión

El presidente ejecutivo de Telefónica, José María Álvarez-Pallete, reiteró ayer el compromiso de la compañía con los accionistas y mantuvo que se abonará un dividendo por acción de 0,75 euros en 2016, al igual que se hizo en 2015. Álvarez-Pallete incidió en este compromiso en la publicación de los resultados de Telefónica del primer trimestre de 2016, periodo en el que obtuvo un beneficio neto de 776 millones, lo que supone un 56,9% menos en comparación con el mismo periodo de 2015, cuando el resultado neto se vio afectado por un impacto positivo fiscal no recurrente.

Los ingresos de la operadora se situaron en el primer trimestre en los 10.784 millones de euros, lo que supone un 6,6% menos en términos reportados, pero que reflejan un crecimiento del 3,4% en términos orgánicos respecto al mismo periodo de 2015.

"Los resultados están alineados con nuestras expectativas para el año y permiten reiterar los objetivos financieros, así como el dividendo de 0,75 euros por acción para el 2016", destacó el consejero delegado de Telefónica en un comunicado. Tras su nombramiento como presidente ejecutivo de Telefónica el pasado 8 de abril, Álvarez-Pallete ya mostró su "compromiso expreso" con los accionistas a través de una atractiva política de retribución. De esta manera, mantenía una postura continuista en materia de retribución al accionista, ya que Alierta aseguró el pasado mes de febrero que el pago de un dividendo de como mínimo 0,75 euros estaba "completamente garantizado" para los próximos cinco o diez años.

La evolución del negocio en España fue especialmente positiva. Los ingresos alcanzaron los 3.126 millones de euros en el primer trimestre de 2016, un 8,6% más que los 2.878 millones de euros que ganó en los tres primeros meses de 2015, gracias en gran medida al buen comportamiento de su producto convergente Fusión.

La compañía explica que estas cifras confirman la "clara recuperación" de los resultados de su negocio en España, que consolida la tendencia de mejora trimestral de los ingresos y regresa al crecimiento trimestral del beneficio bruto antes de amortizaciones (Oibda).

En concreto, el Oibda se situó en los 1.266 millones de euros en el primer trimestre, un 1,2% menos que los 1.282 millones de euros en términos reportados, pero un 2% más en términos comparables, 9,5 puntos porcentuales más que en el último trimestre de 2015. La compañía destaca que estos datos suponen "un cambio de tendencia significativo", ya que los ingresos y el beneficio bruto antes de amortizaciones no crecían interanualmente al mismo tiempo desde el tercer trimestre de 2008.

Asimismo, las eficiencias de transformación de la compañía han permitido un incremento de la inversión del 7,3% en términos orgánicos, hasta 427 millones de euros, y han permitido estabilizar la generación de caja operativa.

Telefónica espera que esta eficiencia sea todavía mayor en el futuro, ya que aún no se contabilizan los beneficios derivados del Plan Voluntario de Suspensión de empleo puesto en marcha por la compañía. Los resultados del negocio de Telefónica en España reflejan en especial el fuerte crecimiento de los clientes de mayor valor (fibra, televisión de pago y 4G) y la ejecución de eficiencias de transformación de la compañía.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios