La UE acuerda prolongar las ayudas al desguace de la flota hasta 2017

  • España logra superar la oposición de algunos países, que querían eliminar estas subvenciones de forma inmediata, y consigue todos sus objetivos · También habrá fondos para el cese temporal y la modernización

La Unión Europea (UE) logró en la madrugada del martes al miércoles, tras más de 40 horas de intensas negociaciones, cerrar un acuerdo sobre el Fondo Europeo Marítimo y de Pesca, que mantendrá las ayudas al desguace y a la paralización temporal de la flota, tal y como pedía España.

Una mayoría de países respaldó, en un consejo de Pesca, un texto de compromiso que únicamente contó con la oposición de Alemania, Bélgica, Malta y Lituania.

El nuevo Fondo respaldado por los Veintisiete agrupará todas las ayudas a la pesca entre 2014 y 2020 e incluirá la mayoría de subvenciones que ya existen en favor de los armadores y pescadores, aunque sometidas a porcentajes máximos y a otras condiciones que no se aplican en la actualidad.

El objetivo es reducir su cuantía y duración en el tiempo, y garantizar que, mientras existen, se dirigen a los objetivos para los que se conceden. Además, persigue financiar actividades ahora no previstas, destinadas por ejemplo a la creación de empleo, como las subvenciones a los jóvenes y las medidas para ayudar a los pescadores a diversificar en otros sectores (actividades de procesado, de comercialización o de turismo). El Fondo dará especial prioridad al desarrollo de la acuicultura.

El ministro de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Miguel Arias Cañete, aseguró a Efe, al término de la reunión, que "España ha conseguido todos los objetivos que traía a la negociación" y confió en que el Parlamento Europeo, colegislador en la materia, respalde la posición acordada por el Consejo.

El pacto limita las ayudas al desguace hasta 2017 y las hace incompatibles con otros apoyos al cese temporal de la actividad, al tiempo que fija un techo del 15% en la asignación de cada país (o un máximo de seis millones de euros) que se podrá destinar a las medidas para la reestructuración de la flota, incluidas las paradas temporales y la modernización de los motores.

Una de las mayores batallas fue la del mantenimiento de las ayudas a los desguaces, que muchos países como Alemania, Reino Unido y Suecia, querían eliminar con carácter casi inmediato.

España argumentó que, gracias a esos apoyos, en los últimos catorce años, ha reducido cerca del 43% el número de barcos de su flota y el 31,8% su nivel de potencia. "El objetivo que teníamos no era solo que se concedieran estas ayudas, sino que tuvieran un horizonte temporal importante. Hemos conseguido que podamos otorgarlas hasta 2017 y pagarlas hasta 2019", explicó el ministro. El acuerdo permitirá que prácticamente todo el próximo periodo presupuestario europeo (2014-2020), el Gobierno español pueda dar ayudas en el sector pesquero, explicó Arias Cañete.

En la consecución de esas peticiones influyó la presión ejercida conjuntamente por España, Francia, Polonia y Portugal, en defensa del mantenimiento de las ayudas socioeconómicas.

En el extremo opuesto se situaron Alemania, Reino Unido y Suecia, entre otros, que creían que las subvenciones no se han demostrado "eficaces".

La exposición del buen ejemplo en España y otros países y la inclusión de condiciones estrictas destinadas a poner fin a esas medidas, flexibilizó la posición de los más reacios a apoyar el texto, como Holanda o Reino Unido. Sobre las ayudas temporales, se acordó que se prolongarán por un periodo máximo de seis meses por barco, entre 2014 y 2020.

El ministro francés de Pesca, Frédéric Cuvillier, consideró al término del Consejo que el acuerdo es "un buen compromiso", que ha requerido "un largo camino".

La Comisión Europea propuso a finales del pasado año un nuevo Fondo de Asuntos Marítimos y Pesca, dotado de unos 6.500 millones de euros. El presupuesto total se asignará a cada país en función de la importancia de su sector pesquero.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios