Vivienda sostenible y de rostro humano

  • La convención de Dolmen cierra con una invitación al pacto y con el deseo de "cambiar lo que no funciona" en el sector

Dolmen, empresa andaluza líder en el sector de viviendas de protección oficial, reunió ayer en Sevilla a los más de 340 profesionales de la compañía y a más de un centenar de empresarios y colaboradores en su convención anual, en la que el presidente del grupo, Juan Manuel Sanz, presentó una batería de propuestas para afrontar un escenario de "tiempos difíciles" que su empresa afronta en "situación inmejorable". Sanz defendió que "lo más importante es mejorar la financiación y satisfacer la enorme necesidad de suelo a precios razonables, pues no hay crisis en la demanda, sino un desfase de precios en la oferta" de viviendas que no podrá resolverse a corto plazo si el sector no dispone de "suelo asequible suficiente". Para afrontar esa difícil coyuntura, Dolmen sugiere, como primer paso, acabar con la compleja burocracia que "dilata cualquier proyecto, con el consecuente incremento de los costes y el impacto sobre la rentabilidad de las operaciones". En otro momento de su intervención, Sanz hizo un llamamiento en favor de una construcción sostenible, "teniendo en el objetivo a las personas, pues sin personas no hay proyectos" e hizo una apuesta por la formación permanente.

En el acto también intervino Juan Jiménez, rector de la Pablo de Olavide, que apostó por reforzar los vínculos entre Universidad y empresa. Para ello, puso como ejemplo iniciativas creadas por Dolmen y la UPO, como el Máster en Jefatura de Obra, asignaturas de libre configuración o la cátedra, además del nuevo máster en Humanidades. Santiago Herrero, presidente de la patronal andaluza, calificó a la compañía Dolmen de "modelo a seguir en Andalucía" y mostró su admiración por sus directivos y la forma de hacer empresa: "Emblemática".

Herrero invitó al Gobierno de Chaves a poner en marcha el Plan de Vivienda, pues es "vital" para la región mantener el empleo y la actividad", y reclamó mayor confianza jurídica. El recién estrenado consejero de Vivienda, Juan Espadas, recogió el guante y se comprometió a buscar consenso y a cambiar lo que no funciona.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios