Zapatero dice que el acuerdo social da confianza para "remontar" las dificultades económicas

  • El presidente marca como objetivos del diálogo social la recuperación económica, la creación de empleo y el mantenimiento de la protección social.

Comentarios 13

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, aseguró este martes que la declaración para el diálogo social que ha firmado esta mañana con CC.OO., UGT, CEOE y Cepyme es un mensaje de "confianza" a los españoles de que se van "remontar las serias dificultades" que tiene la economía española, al tiempo que se mantienen los niveles de protección social, el apoyo a las empresas y se estimula la actividad para ganar productividad y mercados en el exterior.

"Un país que es capaz de renovar, más allá de las circunstancias, el compromiso entre empresarios, sindicatos y Gobierno es un país capaz de lograr las metas que se proponga en lo económico y lo social", subrayó Zapatero tras suscribir con los dirigentes empresariales y sindicales en el Palacio de La Moncloa la "hoja de ruta" del diálogo social para esta legislatura.

El presidente, que garantizó que cumplirá "fielmente" con lo pactado, precisó que los objetivos de esta etapa de diálogo social serán recuperar el crecimiento de la economía española, crear empleo y mantener la protección social.

Según Zapatero, la consecución de estos objetivos requiere el desarrollo de cinco prioridades concretas. La primera de ellas, dijo, será "apoyar a las empresas" y buscar "las vías más adecuadas para su financiación".

A continuación, apostó por "mantener fuerte la protección social frente al desempleo", desarrollar aspectos pendientes de la última etapa del diálogo social, acometer medidas de reforma con carácter "permanente" de la Seguridad Social y reforzar la capacidad de la economía para crecer mejor a partir del apoyo a la formación profesional y el impulso innovador.

El jefe del Ejecutivo señaló que él mismo será el "impulso" para la puesta en práctica de los compromisos asumidos por el Gobierno y los agentes sociales, al igual que lo ha sido en la consecución, dentro del plazo previsto, del documento suscrito.

Un periodo "altamente productivo"

Zapatero dedicó parte de su discurso a recopilar los logros en materia de empleo de los últimos cuatro años fruto de los acuerdos alcanzados a través del diálogo social, en lo que calificó una "experiencia extraordinariamente fructífera".

Así, el jefe del Ejecutivo señaló que en los últimos cuatro años se han incorporado 2,6 millones de nuevos trabajadores al mercado laboral, de los que 1,6 millones son mujeres. Además, precisó que la tasa de paro ha pasado del 11,5% en 2004 al 10,4% en 2008, mientras que la temporalidad se ha reducido en el mismo periodo del 32,1% al 29,4%.

En términos macroeconómicos, Zapatero señaló que todas estas mejoras han revertido en un incremento del PIB de más de 200.000 millones desde 2004 y el aumento de la renta per cápita por encima de la media de la UE. "Estas son las condiciones de las que partimos para afrontar el periodo que tenemos por delante", apostilló el presidente del Gobierno.

Voluntad de diálogo

Por su parte, el presidente de la patronal CEOE, Gerardo Díaz Ferrán, celebró la declaración suscrita y destacó entre los objetivos "comunes" del documento la necesidad de lograr un crecimiento económico más equilibrado, así como el crecimiento del empleo y la competitividad. En este sentido, mostró su voluntad de "diálogo permanente" desde la asunción de sus "limitaciones". "No nos podemos permitir el desencuentro", añadió.

Díaz Ferrán reclamó al Gobierno y al resto de grupos políticos medidas en materia de vivienda, energía e infraestructuras y, especialmente, en materia de financiación de las empresas. El presidente de los empresarios mostró su disposición para debatir sobre cuestiones de empleo y protección social, pero, según matizó, desde la "autonomía" y en colaboración con el Gobierno.

Por último, el presidente de la CEOE prometió iniciar cuanto antes sus tareas para "dinamizar" los acuerdos e incorporar nuevas materias, según las circunstancias.

Por su parte, el secretario general de CC.OO., José María Fidalgo, destacó que este documento supone una "declaración de intenciones y un programa de trabajo" para lograr los "objetivos de país" que requiere la actual "situación crítica" de la economía.

Entre los principales objetivos, Fidalgo subrayó el reforzamiento de los servicios públicos de empleo y su colaboración con el ámbito privado, el desarrollo de cuestiones pendientes del último proceso de diálogo social y el impulso a la formación profesional.

Por último, celebró el "novedoso" compromiso del Gobierno de asumir la tarea de acometer la recuperación de la economía en colaboración con los agentes sociales, al tiempo que reclamó también responsabilidad al resto de administraciones públicas. "Construir país es poner en fila a las administraciones públicas", enfatizó.

Trabajo duro y difícil

Por su parte, el secretario general de UGT, Cándido Méndez, destacó que, desde la entrada de España en la UE, un Gobierno "no ha abordado una crisis desde el diálogo social", hecho que valoró especialmente.

Méndez afirmó que el texto suscrito es una "declaración de compromisos compartidos", en la que no sólo importa "cuándo se saldrá de la crisis", sino también "cómo se debe salir".

En cualquier caso, el dirigente sindical aseguró que la construcción de un nuevo modelo productivo "no es un objetivo a conseguir de la noche a la mañana", por lo que queda por delante "un trabajo duro y difícil" para el Gobierno y los agentes sociales.

Por último, el presidente de Cepyme, Jesús Bárcenas, calificó la declaración suscrita como un "ejercicio de compromiso compartido", y la consideró necesaria ante la "crisis grave" por la que atraviesa la economía.

En el acto también estuvo presente una amplia representación del Ejecutivo, con el vicepresidente económico del Gobierno, Pedro Solbes, a la cabeza. Con él estuvieron la ministra de Igualdad, Bibiana Aído, el ministro de Trabajo e Inmigración, Celestino Corbacho, el secretario de Estado de Economía, David Vegara, el secretario de Estado de Seguridad Social, Octavio Granado, y la secretaria general de Empleo, Maravillas Rojo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios