Una aeronave con el 'punto de mira' en misiones humanitarias

  • EADS destaca la capacidad de carga, velocidad y versatilidad del A400M, que podrá operar en cualquier tipo de terreno y será difícil de detectar y derribar

El creciente interés de las naciones por participar en el despliegue de misiones de ayuda humanitaria puede abrir un amplio abanico de posibilidades al avión de transporte de EADS, A400M. Y es que más que de cara a proyectos militares, que también, esta aeronave puede tener un largo recorrido en el ámbito del rescate de personas o prestación de ayuda tras desastres naturales. "Lo que está claro es que este avión será como un santo grial para Europa, ya que cuenta con grandes carencias en transporte estratégico", ensalzó Peter Scoffham, jefe de Marketing de la División de Defensa de EADS.

La aeronave, que está llamada a cubrir un segmento de carga intermedio entre los modelos estadounidenses Hércules C130 y C17, "viene a llenar el hueco logístico y táctico que dejan estos dos aviones", en palabras de Scoffham. El primer aparato puede aterrizar en todo tipo de pistas, pero no tiene capacidad para grandes cargas, sin embargo, el segundo, sí puede llevar maquinaria pesada, pero no operar en zonas que no estén asfaltadas. "El A400M está dotado de una gran maniobrabilidad, ya que puede transportar hasta 37 toneladas de peso -puede transportar desde helicópteros a tanques, pasando por excavadoras, grúas, camiones o embarcaciones de búsqueda y rescate- y realizar despegues y aterrizajes en terrenos blandos o arenosos, y cortos", explica.

El directivo destaca, asimismo, "la alta velocidad y largo alcance del avión", pues dotado de cuatro motores de hélice de 10.000 cv de potencia es capaz de "recorrer el doble de distancia que un Hércules con la misma carga, o transportar el doble de peso desplazándose los mismos kilómetros".

La estructura ligera -gran parte del material es de fibra de carbono- le posibilita, además, alcanzar una altitud elevada sin registrar turbulencias. Dotado con 54 asientos plegables, está dotado con una tecnología que permite que una sola persona pueda controlar toda la carga y realizar la descarga en sólo 15 minutos, "con lo que el avión se expone menos a posibles riesgos".

Pero, quizá, una de las mayores bondades de la aeronave es su sistema de repostaje en el aire, que lo dota de una autonomía mayor y que, a su vez, también le permite convertirse en avión cisterna para otros aparatos. "Ningún otro aparato de transporte militar puede hacerlo, lo que le da un gran valor añadido a la inversión realizada", concluye Scoffhan.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios