La lluvia alivia la sequía que padecen los cultivos andaluces

  • Cereales, girasol o ganadería pueden salvar la temporada con el agua recogida

Comentarios 2

Nunca llueve a gusto de todos. Con la Feria de Sevilla anegada y media Andalucía mirando al cielo, los agricultores celebran desde el lunes las precipitaciones acumuladas en el inicio de la semana, un auténtico alivio para el campo en tiempos de sequía extrema. Organizaciones como Asaja insisten en su diagnóstico: el agua caída en los últimos tres días supone "una bendición" para los cultivos.

La lluvia ha sacado de la línea roja a los cereales o el girasol, rescatados de una situación crítica y que ahora pueden salvar la campaña. También sale fortalecido el olivar, cuya floración estaba en crisis por la ausencia de agua, al igual que los cítricos, frutales, el ajo y la remolacha. Las otras grandes beneficiadas son las explotaciones ganaderas extensivas, que según Asaja atraviesan "un calvario" y que con el "reverdecimiento de la dehesa lograrán alargar la primavera y evitarán tener que recurrir a piensos y forrajes antes del verano".

Pero no todo es optimismo. Para el secretario provincial de COAG en Málaga, Juan Antonio García, "el agua ha venido muy bien para agricultores y ganaderos" en general, aunque en el caso de los olivos "se necesita mucha más para que mejoren" esta campaña. Por su parte, Carlos Blázquez (Asaja) y José Gámez (UPA) coincidieron ayer en que los 20 litros por metro cuadrado de media caídos en la provincia son "escasos", ya que la borrasca debería haber dejado entre 100 y 120 litros. En esa misma línea se pronunció el delegado provincial de Agricultura de la Junta en Jaén, José Castro, quien subrayó que la lluvia recogida en los últimos días es "absolutamente beneficiosa" para el olivar, aunque recordó que para que se pueda hablar de una próxima campaña de aceituna en condiciones sería necesario alcanzar los 300 litros a lo largo de esta primavera.

Con los pantanos dándose un respiro -al 34,9%, sin contar las últimas lluvias-, Asaja ya ha reclamado que se convoque la comisión de desembalse de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir para que los agricultores conozcan la disponibilidad real de agua. La Asociación de Regantes de Andalucía (Areda), por contra, propone un aplazamiento para contabilizar los nuevos recursos hídricos como paso previo a una distribución óptima.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios