La deuda de los andaluces con la banca supera en 122.000 millones su ahorro

  • La diferencia entre créditos y depósitos se ha multiplicado por cuatro en el último lustro, marcando el segundo ascenso más importante del país · Funcas habla de un cambio de tendencia a partir de este año

Comentarios 1

La previsión no es el fuerte de los andaluces. Así se desprende, al menos, del último número de los Cuadernos de Información Económica de Funcas (la fundación de las cajas de ahorros españolas), cuyos datos apuntan que, a cierre del año pasado, el saldo de los créditos formalizados con la banca en nuestra comunidad autónoma superaba al volumen de depósitos en 122.770 millones de euros. Esta cifra multiplica prácticamente por cuatro la registrada en 2003, ya que ha aumentado en 91.977 millones, una evolución que, por otra parte, le ha valido a Andalucía el título de segunda región (tras Cataluña) en la que más rápido ha crecido el nivel de endeudamiento desde entonces.

Ese déficit de ahorro equivale al 19% del total nacional -cuando el peso de la comunidad en términos de PIB es del 14% y en población, del 18%-, donde las deudas contraídas con las entidades financieras sobrepasan en más de 644.000 millones de euros al dinero depositado en cuentas de ahorro o imposiciones a plazo fijo. Y es que por cada euro que los clientes confían a bancos y cajas en Andalucía, hay una deuda media de 2,11 (frente al 1,59 del conjunto de España). Según el análisis de Funcas, esta tendencia, que ha sido generalizada en todo el territorio nacional, obedece a dos causas fundamentales: el fuerte encarecimiento de la vivienda, que ha obligado a las familias a solicitar préstamos de mayor envergadura, y el consumo derivado de "un entorno de elevadas expectativas de renta" -alimentado por la propia bonanza económica, los bajos tipos de interés y la revalorización de los activos inmobiliarios-.

Precisamente, el cambio de la coyuntura, más que patente a partir de la segunda mitad de 2007 (desaceleración de la economía, endeudamiento de los hogares, dificultad de acceso al crédito por la falta de liquidez en el sistema financiero, fin del boom inmobiliario, aumento del paro...), propiciará una modificación en esa tendencia a partir del presente ejercicio. Los autores del informe, los profesores de la Universidad de Granada Santiago Carbó (colobadorador de este diario), Blanca Luisa Delgado y Francisco Rodríguez, subrayan a ese respecto que ya empiezan a apreciarse "importantes contracciones del crecimiento del crédito que, con elevada probabilidad, reducirán significativamente" sus ratios en 2008. En el caso concreto de los andaluces, contribuirá a ese cambio el que sean los ciudadanos con una actitud más favorable hacia el ahorro, pese a que no creen que su economía personal vaya a resentirse en demasía en los próximos meses (aunque sí lo piensan de la actividad nacional). Aun así, el ahorro familiar bruto por habitante en la región sólo asciende a 1.034 euros (el dato es de 2006), menos de la mitad de lo que se computa en Madrid o Cataluña.

De acuerdo con las estadísticas aportadas (basadas en estimaciones del Banco de España), cada andaluz debe al banco una media de 29.280 euros, mientras que sus depósitos apenas rozan los 14.000. Ambas cantidades distan bastante de las calculadas para otras comunidades autónomas, en las que se ha hecho notar el menor número de habitantes (es la situación, por ejemplo, del País Vasco o Navarra).

El dinamismo del sector residencial en los últimos años y la buena salud del negocio crediticio han servido de alicientes a los planes de expansión de las entidades financieras, tanto para aquéllas que todavía no operaban en el mercado andaluz como para las que ya lo hacían. De hecho, se trata de la tercera región con el mayor aumento del grado de bancarización entre 2003 y 2007, después de Ceuta y Melilla (Funcas las toma como un único mercado) y Canarias. La jugada les ha salido bien: el montante de los créditos concedidos en cada sucursal de las entidades presentes en la comunidad casi se ha duplicado en el periodo señalado (ha pasado de 17,5 a 33,7 millones de euros) y los depósitos captados se han elevado un 30,3% (hasta los 16 millones).

Para ambas patas del negocio, los andaluces prefieren a las cajas de ahorros, si bien la ventaja de éstas sobre los bancos y las cajas rurales es más acentuada en los depósitos que en los préstamos, con una cuota de mercado del 56,12% y el 49,29%, respectivamente. No obstante, en los últimos cinco años esas entidades han perdido 2,24 puntos de cuota en el negocio de los depósitos y han ganado 2,6 en el de los créditos. De la primera circunstancia se han beneficiado los bancos (29,89% de cuota en 2007), que también se han visto perjudicados por la segunda (41,51%).

Como se ha apuntado, el encarecimiento de la vivienda justifica, en gran medida, el alto endeudamiento que padecen los hogares. De hecho, según los datos que controla el Banco de España, durante el primer trimestre del año las familias del país dedicaron el 46,2% de su renta bruta disponible a financiar la compra de su vivienda, tres puntos más que en el mismo periodo del ejercicio anterior.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios