El beneficio de Unicaja crece por vez primera por debajo del 10% en 15 años

  • La entidad andaluza acusa la crisis y gana un 7,5% más en el primer semestre, hasta 207,2 millones · La desaceleración del negocio y el alza de las dotaciones para cubrir posibles riesgos, principales causas

La coyuntura también pasa factura a Unicaja. Aunque los resultados de la entidad presidida por Braulio Medel mantuvieron el tipo en el primer semestre del año, no pudieron prolongar el ritmo de crecimiento de los últimos ejercicios. Así, el beneficio neto de la caja se incrementó un 7,5%, hasta los 207,2 millones de euros, una cifra que, aún siendo positiva, supuso una ralentización de las ganancias con respecto a años anteriores.

Sin ir más lejos, durante el mismo periodo de 2007 la caja ganó un 24% y, en 2006, el alza fue casi del 21%. Además, se trata de la primera vez en 15 años que Unicaja no alcanza una subida de dos dígitos en este terreno.

La ralentización de la actividad y una mayor dotación en materia de provisiones fueron los factores que frenaron el recorrido alcista de los beneficios. Y es que Unicaja no fue ajena en los seis primeros meses del año a "un contexto de menor demanda crediticia, especialmente en el sector inmobiliario", según indicó la propia caja en la nota enviada a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

Así, su volumen de préstamos sólo aumentó un 10,1% con respecto al mismo semestre del año pasado, hasta los 25.508 millones, mientras que los recursos de clientes se elevaron un 9,3%, hasta los 31.325,2 millones. Ralentización que se vio reflejada en el margen de intermediación -recoge la diferencia entre lo que se ingresa por los préstamos concedidos y lo que se paga por los depósitos-, que se elevó sólo un 3,4% -frente al alza del 15% en junio de 2007-, hasta los 353 millones de euros. El volumen de negocio de Unicaja se situó en el primer semestre en 56.833 millones, con una tasa de variación próxima al 10%.

Con respecto al capítulo de provisiones, la caja andaluza incrementó, "con arreglo a la nueva situación económica y la habitual prudencia de la entidad", la partida de recursos para afrontar posibles insolvencias ni más ni menos que un 63%, hasta los 104,9 millones, lo que, sin duda, también pesó sobre el beneficio neto.

Por su parte, la tasa de morosidad también se disparó en el primer semestre. De este modo, y aunque aún sigue siendo una de las más bajas del sistema financiero andaluz, el índice se duplicó con respecto a junio de 2007, al pasar del 0,49% al 0,96% actual. A cierre de 2007, la tasa se situó en el 0,62% y en marzo en el 0,72%. Sin embargo, y pese a la subida, se sitúa a gran distancia del 1,81% del sector de cajas de ahorros. Además, "si dejásemos fuera de la media andaluza a Unicaja, la tasa se incrementaría al 3%, una cifra que está a años luz de la nuestra", defienden fuentes de la entidad.

Por su parte, y ante la menor apertura de los mercados financieros internacionales, Unicaja mantuvo a finales del primer semestre una liquidez disponible de 3.880 millones de euros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios