La campaña de cereales acabará con cuatro millones de toneladas de 'stock'

  • El abaratamiento de los precios dependerá de la climatología y de la coyuntura internacional · Los agricultores andaluces podrán exportar su trigo duro a un alto precio al ser los primeros en cosechar

Máxima producción y precios en máximos. La escalada del precio de los alimentos ha puesto a los cereales en la picota informativa tras años de ostracismo. A pesar del alarmismo, el fantasma del desabastecimiento está lejos de ser una realidad, al menos en España. Las últimas previsiones apuntan a que la campaña 2007-2008 se cerrará con unos excedentes de más de cuatro millones de toneladas.

La suma de la oferta total de trigo blando, cebada y maíz llegará hasta las 30,5 millones de toneladas, de las que 8,6 serán importadas. En cambio, la demanda ascenderá a unos 26,3 millones de toneladas, de los que sólo 6,2 corresponden a consumo humano. Aún así, la superficie cultivada ha aumentado en España un 5,5%, después de que la Unión Europea haya levantado las restricciones a la siembra de cereales, según las primeras estimaciones del Comité del Comercio de Cereales y Oleaginosas de la UE (Coceral).

Sin embargo, hay pocos signos de que los precios bajen debido a la situación internacional, con unos márgenes cada vez más estrechos entre oferta y demanda, aunque la situación no está clara, ni mucho menos. "Como hay pocos signos de disminución de la demanda mundial, los precios internacionales de los cereales se mantienen altos y algunos hasta siguen subiendo, a la vez que las reservas mundiales tienden a disminuir más todavía", advierte el último boletín de Perspectivas de cosechas y situación alimentaria de la FAO. El mismo informe reconoce que "las buenas perspectivas para los cultivos de trigo de 2008 permiten esperar un aumento significativo de la producción durante el año".

Otro de los puntos de tensión son los biocombustibles, que esta misma semana fueron demonizados por la ONU. Un informe de la firma de operadores Zeleny estima que los biocarburantes podrían absorber este año un total de 90 millones de toneladas a escala mundial, y 650.000 sólo en España, cuando el Consejo Internacional de Cereales (CIC) prevé una producción total de cereales de 646 millones de toneladas, un 6,5% más que en 2007.

Además de la coyuntura internacional, la climatología determinará el precio en España, según Zeleny, que indica que si es buena y la cosecha es importante, se podría registrar una caída de los precios. "Puede haber un efecto boomerangpor un exceso de oferta y que desciendan los precios", señala el técnico de Asaja José Vázquez. "Lo que ocurra va a estar condicionado por la cosecha", incide Vázquez, que destaca que "en la medida en que Andalucía es la primera región en producir cereales, nuestro trigo duro va a entrar en el mercado a 450 euros la tonelada, cuando antes estaba a 170".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios