El consumo navideño de los españoles ha caído un 40% desde 2007

  • Según el informe del Observatorio de Esade, las familias españolas gastarán de media entre 600 y 650 euros en las compras navideñas este año.

Comentarios 6

La reducción del gasto se concentra en regalos, alimentación extra y ocio extraordinario para estos días. Para el profesor de marketing de Esade, Gerard Costa, esta austeridad acumulada "ha provocado un efecto de fatiga en el consumidor, que se siente más cómodo con sus nuevos hábitos, pero llega cansado".

A pesar de ser días fuertes para el consumo, la campaña de Navidad no se presenta demasiado "halagüeña", ya que tras cuatro años conviviendo con la crisis económica, el consumidor ya se ha acostumbrado a ahorrar y las compras durante estas fiestas serán mucho más "racionales" y menos "impulsivas", según el informe.

El estudio confirma que la mitad de la población dispone de un mayor nivel de ingresos por la acusada actitud ahorradora de los últimos años (la tasa de ahorro familiar creció del 4% de la renta disponible en el 2007 a más del 20% en el 2010). 

Pero a pesar de estos datos, para el profesor de economía de Esade, Josep Sayeras, lo realmente preocupante es el desempleo, al que considera que es el "gran lastre" para el consumo de nuestro país ya que pronostica, incluso, que podría llegar a una tasa del 23% en 2012.

La austeridad será un valor.

La austeridad será un valor y los consumidores buscarán el ahorro en la comparación de precios e Internet será su gran aliado. Durante el periodo navideño se efectuarán un 15% del total de compras 'online' del año en España. El comercio electrónico ha crecido un 26% durante 2011 en España. 

Así predominarán los regalos de uso más práctico (productos de ferretería o textil), cosmética y vivencias. Aunque también se dejara hueco para pequeñas gratificaciones que hemos estado aplazando durante el año (como reponer algún electrodoméstico para el hogar). 

Tampoco se olvidarán las tradiciones como la lotería y las comidas familiares. Y a pesar de que los padres harán lo posible para que sus hijos no noten la crisis, también reducirán el presupuesto para ellos, manteniendo el mismo número de juguetes, pero el gasto no superará los 50 euros por niño de media.

Por el contrario, desaparecen los regalos de bazar o regalos "basura", se reducirá el ocio en restauración (comeremos más en casa) y aquellos que decidan pasar las fiestas fuera disminuirán el número de días de viaje. Costa señala que a cambio, el consumidor buscará el "momento memorable" de las fiestas bajo el sentimiento de "tengo que hacer algo que recordaré durante el año".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios