Los créditos bajan un 30%, su primer descenso en 16 años

  • La ralentización económica afecta a los préstamos, que registrarán en 2008 su primer descenso desde la crisis de 1992. La morosidad sube un 20%.

El sector financiero español se prepara para afrontar un año difícil. El aumento del paro y la pérdida de confianza de los consumidores españoles han dado un tijeretazo a su cartera de préstamos al consumo que han registrado su primer descenso desde hace 16 años. La caída en picado del 30% de los créditos personales ha sido el principal motivo del descenso de estos préstamos lo que complica aún más la situación para las entidades bancarias, ya tocadas por un proceso de ralentización mundial. A esto se suma un incremento de la tasa de morosidad que creció un 20%, cerrando 2007 en el 3,14%

Las restricciones de crédito que han provocado un fuerte frenazo del sector inmobiliario han traspasado el sector de las hipotecas para impactar de lleno en el conjunto del mercado de los préstamos. Por primera vez desde 1992 el volumen de inversión nueva de las operaciones de crédito al consumo (personales, de automoción y de bienes duraderos) cae en nuestro país, según estimaciones de la Asociación Nacional de Establecimientos Financieros de Créditos (Asnef-Equifax).

Lo que más ha arrastrado a la baja a esta tasa son los créditos personales que se han desplomado más de un 30%. En el caso de la automoción la caída ha sido de entre el 6% y el 10% para la financiación en el sector de automoción mientras que los créditos sobre bienes duraderos registraron una variación de entre un 1% y un -1%. 

Según Pedro Guijarro, presidente de la asociación, la principal causa de esta caída en los créditos al consumo es la desaceleración económica, que ha afectado en gran medida a este tipo de préstamos más sensibles para los consumidores.

Guijarro negó que esta tendencia tenga que ver un endurecimiento de las condiciones de los préstamos y achacó el descenso a la ralentización de la economía, con una caída de la confianza de los consumidores y el aumento del paro.

No obstante, la inversión nueva creció un 13% en 2007, hasta alcanzar los 36.758,2 millones, de los que 22.518,4 millones correspondieron al sector de consumo, que creció un 14,7%, impulsado por los créditos personales, el uso de los sistemas de crédito 'revolving' asociados a tarjetas de crédito y a la financiación de bienes de consumo.  FRAUDE Y MOROSIDAD

En todo caso, el presidente de Asnef sí reconoció que las compañías se han vuelto más exigentes a la hora de hacer los cobros. Lo peor para las entidades financieras no es sólo que se presta menos sino que los préstamos son de peor calidad. Así, el fraude soportado por el sector alcanzó los 232,3 millones de euros el año pasado, un 22% más que en 2006.

A esto se suma la tendencia alcista registrada por la morosidad en los últimos meses. Esta tasa registró un crecimiento del 20% cerrando 2007 en el 3,14%, frente al 2,57% registrado a 31 de diciembre de 2006.

De esta forma, Guijarro indicó que en los últimos seis meses se han incorporado al fichero de impagos de Asnef-Equifax un total de 3 millones de euros morosos y 4 millones de operaciones. No obstante, añadió que el sector "no tiene problemas de solvencia" puesto que sigue los criterios dictados por el Banco de España con respecto a la materia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios