La economía española crece un 2,8% en el primer trimestre

  • La economía española creció un 2,8% en el primer trimestre como consecuencia del menor empuje de los distintos componentes de la demanda nacional y de la mejora en la aportación de la demanda exterior neta, según el Banco de España

Comentarios 27

Así, las estimaciones realizadas por la entidad apuntan a una "desaceleración más pronunciada" de la actividad en los tres primeros meses de 2008, y a un "ajuste más intenso" del sector inmobiliario, en un entorno de "mayor incertidumbre económica" derivada de la prolongación de las turbulencias financieras.

De esta forma, según el Banco de España, en los primeros meses del ejercicio se b que el periodo de inestabilidad financiera surgido el pasado verano ha intensificado la trayectoria de ajuste de la economía española.

En concreto, la institución gobernada por Miguel Ángel Fernández Ordóñez estima que la pérdida de vigor de la demanda nacional en este trimestre ha sido generalizada, a excepción del consumo público, cuyo ritmo de avance se ha hecho más intenso.

Por el lado de la oferta, salvo en el caso de la rama de industria y energía, que se han mantenido prácticamente inalterados, la desaceleración del valor añadido en el primer trimestre se ha producido en todas las ramas de actividad, aunque con mayor intensidad en el caso de la construcción.

Así, la desaceleración de la inversión en construcción se ha intensificado en el primer trimestre, con menores incrementos tanto en vivienda como en el resto de construcciones, tal y como muestran los datos sobre el consumo y el empleo del sector, puesto que la tasa de ocupación experimentó una caída neta en el primer trimestre, mientras que el número de parados aumentó en un 30%.

Recuperación de la tasa de ahorro

La moderación del consumo privado también se intensificó en el primer trimestre de 2008, puesto que podría haberse desacelerado un 2,2%, al tiempo que se ha ralentizado la riqueza de las familias, indicadores que, según el Banco de España, pueden apuntan a una recuperación de la tasa de ahorro de los hogares españoles.

En cuanto a la demanda exterior, el Banco de España estima que las exportaciones han mantenido un "buen tono" en este periodo, pese a los posibles efectos desfavorables de la apreciación del euro. Por su parte, las importaciones se desaceleraron ligeramente, con lo que la aportación de la demanda exterior habría mejorado respecto al trimestre precedente.

Respecto al empleo, el instituto emisor cree que la ralentización en la creación de empleo se ha prolongado entre enero y marzo de 2008, incluso con mayor intensidad que en los últimos meses.

Así, el crecimiento de los afiliados a la Seguridad Social, calculado con datos medios, descendió hasta el 1,7% en el primer trimestre, mientras que la contratación registrada en el Inem intensificó su ritmo de caída anual en un contexto en el que la población activa creció a una tasa interanual del 3%, al tiempo que se registraba un "acusado crecimiento" del desempleo.

Por otro lado, el Banco de España afirma en su Boletín Económico que la tasa interanual del IPC continuó la senda alcista en el primer trimestre del año, hasta el 4,4% de media en dicho periodo, como consecuencia de la evolución alcista de los precios de la energía y de los alimentos elaborados.

En cuanto a la actuación del Estado en el primer trimestre, pone de manifiesto la reducción del superávit y advierte de que habrá una nueva disminución al final del ejercicio, a la que contribuirá la reducción de 400 euros en el IRPF.

Según la institución gobernada por Miguel Ángel Fernández Ordóñez, la economía nacional se ha desenvuelto en este periodo en un entorno exterior "más débil", en el que el deterioro del clima financiero internacional se ha trasladado a los mercados financieros nacionales.

En concreto, en los mercados de renta fija, las principales primas de riesgo continuaron aumentando con intensidad en todos los sectores y la preferencia por la liquidez y los activos más seguros provocó una reducción de las rentabilidades de la deuda pública. 

Impacto limitado de las turbulencias

En las bolsas, repuntó la volatilidad de las cotizaciones y se observó un descenso de las valoraciones, mientras los analistas redujeron a la baja las expectativas de crecimiento de los beneficios de las empresas no financieras cotizadas durante los próximos doce meses, que pasaron del 8% al 5%, en línea con el menor dinamismo económico.

Con todo, el Banco de España estima que la prolongación de las turbulencias están contribuyendo a propagar un clima de incertidumbre sobre la evolución económica, con efectos claros sobre la confianza y las decisiones de gasto aunque, según la entidad, su impacto sobre el coste y la disponibilidad de financiación del sector privado continúa siendo "relativamente limitado".

Panorama internacional

En el panorama económico internacional, en el primer trimestre destacó la intensificación del periodo de turbulencias financieras, la continuación de las fuertes subidas de los precios de la energía y de algunas materias primas y el acusado deterioro de la situación económica norteamericana.

Así, la información disponible sobre la evolución de la economía mundial en el primer trimestre apunta a un "debilitamiento adicional" como consecuencia de un mayor ajuste del sector inmobiliario, de la ralentización del consumo y de la caída del empleo.

Por su parte, la zona euro, mostró una "cierta pujanza" en el primer trimestre del año, según la institución financiera, con un crecimiento del PIB que podría situarse en niveles similares a los del último trimestre de 2007, o incluso en cotas algo superiores.

Por esta razón, el Banco de España cree que el impacto de las turbulencias financieras en la zona euro está siendo limitado, a pesar de las revisiones a la baja de las perspectivas y de de la incertidumbre que persiste en torno al efecto de la desaceleración de la economía norteamericana sobre la actividad de la región.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios