La flota andaluza pide a Marruecos que le deje faenar en sus aguas

  • Los pescadores no se resignan y apuestan por la presión para revocar el veto antes que por el cobro de indemnizaciones

Comentarios 2

Armadores de las localidades gaditanas de Barbate, Conil de la Frontera y Algeciras solicitaron ayer a Marruecos "solidaridad" con los pescadores andaluces "afectados" por la decisión del Parlamento Europeo de no prorrogar el acuerdo pesquero con el país vecino. Reclaman que "por lo menos se pueda cumplir lo que queda de convenio", ya que las licencias "están pagadas" hasta febrero.

Los pescadores se reunieron ayer con la directora general de Pesca y Acuicultura de la Consejería de Agricultura y Pesca, Margarita Pérez, para buscar una salida a la situación creada por el veto europeo. La responsable andaluza les planteó la posibilidad de que la flota pueda recibir indemnizaciones por los dos meses que quedaban de prórroga, y el sector respondió que lo que quiere es "seguir pescando".

Posteriormente, y a preguntas de una televisión marroquí, el patrón mayor de la Cofradía de Pescadores de Barbate, Domingo Pacheco, aclaró que los pescadores españoles no son los responsables de esa decisión y planteó la posibilidad de seguir pescando hasta que caduquen las licencias, aunque tendría que ser también "con el permiso de Europa". "Queremos hacer las cosas bien; el no ya lo tenemos, pero por pedir que no quede". De prolongarse la situación actual se perderán, según el sindicato UGT, 6.000 empleos en toda España, de ellos 5.000 directos y 1.000 indirectos.

Hasta que se pronuncien desde las autoridades europeas o el país vecino, la actitud de la flota gaditana va a ser de "total cautela". Saldrá a faenar "con mucha prudencia" y sin entrar en territorio marroquí. Y es que temen que, en caso contrario, pueda producirse alguna "represalia".

Aún así, Pacheco pidió a las autoridades españolas que refuercen la vigilancia en aguas del Estrecho para evitar posibles malentendidos, ya que en el mar "no hay una línea divisoria" por la que poder guiarse. Por último, subrayó el perjuicio que supone la decisión de la UE para la pesca del voraz. En cuestión de diez o 12 días, esta captura supone "el 30% de las ventas anuales", debido al alto valor que alcanza en estas fechas en el mercado.

La buena noticia ayer fue el acuerdo en el seno de la UE sobre las posibilidades de pesca para la flota española en aguas del caladero nacional, con mejoras en especies como la bacaladilla y la anchoa del Golfo de Cádiz.

Las cuestiones "cerradas" hasta el momento incluyen un incremento del 110% en las capturas de rape que se lleven a cabo en aguas ibéricas y del 8% en la pesca del gallo en la misma zona. Asimismo, se prevé un aumento del 15% para la merluza del sur en el Cantábrico, costas de Galicia, Portugal y Golfo de Cádiz.

La bacaladilla incrementará su cuota en un 800% en el Golfo de Cádiz y la anchoa en un 10%, frente a la reducción del 15% que proponía inicialmente la Comisión Europea.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios