Los fondos andaluces de capital riesgo multiplican por dos sus inversiones

  • El número de operaciones acometidas durante el año pasado se redujo en 10, pero los desembolsos realizados crecieron hasta superar los 44 millones · IDEA y Ahorro Corporación lideraron el gasto

Comentarios 2

Las sociedades de capital riesgo que operan con sede en Andalucía tuvieron en 2007 un ejercicio bastante dinámico en lo que a inversiones se refiere. De acuerdo con los datos recogidos en el último anuario de la patronal del sector (Ascri) y los facilitados por algunos de los fondos que no están adscritos a ella, estas entidades desembolsaron el año pasado 44 millones de euros, una cifra que multiplica por más de dos la registrada en 2006. Menos positiva resultó la evolución en términos de operaciones realizadas, ya que bajaron de 32 a 21. Como viene siendo habitual, la Agencia de Innovación y Desarrollo de Andalucía (IDEA) y Ahorro Corporación Desarrollo -también tiene sede en Valencia y Madrid- lideraron la inversión, con 24,7 y 16,3 millones (un 93% del total), respectivamente. En cuanto a la cifra de transacciones, ese liderazgo se lo apuntaron Sevilla Seed Capital e Iniciativas Económicas de Almería, al formalizar cuatro cada una (ver tabla adjunta). La primera de ellas, cuyas actuaciones se restringen a participaciones muy pequeñas en microempresas de la provincia, firmó, además, cinco préstamos participativos por valor de 156.500 euros.

Servicios, tecnología, energías renovables e industria fueron los sectores que concitaron el interés de estas sociedades. Sin embargo, la inversión de mayor envergadura estuvo destinada a engrosar la hucha de un fondo de capital riesgo: Invercaria, firma participada al 100% por IDEA y que percibió 13 millones por parte de ésta. La siguió, en cuantía, la acometida por Ahorro Corporación Desarrollo en Litalsa, empresa especializada en la litografía de envases metálicos, a la que dedicó 12 millones de euros.

En la comunidad andaluza también invirtieron sociedades de capital riesgo foráneas. De hecho, Ascri calcula que estas firmas y las que actúan con sede en la región se habían dejado hasta junio de 2007 (último balance disponible con los registros de ambos grupos de sociedades) 127 millones de euros, cantidad que supera ampliamente el récord de 95,2 millones que Andalucía se apuntó en todo 2003. La gran artífice de esa cifra fue Caja Madrid, que adquirió a la eléctrica lusa EDP el 20% de la eólica sevillana Desa, en una operación que, por sí sola, sobrepasó lo invertido por el sector en 2004, 2005 y 2006 (88 millones en total).

La patronal estima que, con los datos a cierre del ejercicio, se batirá, además, el máximo histórico de 2006 en cifra de operaciones (90), ya que hasta junio se contabilizaron 42 y, tradicionalmente, la mayoría de las transacciones se culminan en el segundo semestre del año. No hay que perder de vista que en 2007 echaron a andar varios fondos que se interesaron por el tejido productivo andaluz. Éste es el caso, por ejemplo, de GED Sur que, con sede en Madrid y auspiciado por IDEA, el banco luso Banif y el Fondo Europeo de Inversiones, se hizo a finales de año con el 60% de la firma malagueña Cellulem Block (cadena de centros de belleza), en la que invirtió 9 millones de euros.

A nivel nacional sí existe un balance definitivo sobre 2007, con unos registros históricos de 776 operaciones y 4.298 millones de euros (un 44% más). Y ello pese al fuerte clima de incertidumbre y a la escasez de liquidez que se derivó de la crisis de las hipotecas subprime, desatada en EEUU a principios de agosto. Precisamente, las consecuencias de esa crisis han dibujado un nuevo escenario para el sector de cara a 2008. Así lo que reconoce Dominique Barthel, directora general de Ascri, quien augura una cierta ralentización en la formalización de operaciones.

Este ajuste, no obstante, se hará notar de forma más significativa en las grandes transacciones, que son las que requieren unos mayores volúmenes de financiación. Barthel indica a este respecto que, por el contrario, las operaciones pequeñas y de middle market (de entre 10 y 100 millones de euros) serán numerosas. Esta circunstancia podría beneficiar a Andalucía, donde más de un 90% de las empresas son pymes, de modo que representan una importante oportunidad para realizar transacciones de tamaño mediano. Desde Ascri subrayan, asimismo, que el capital riesgo "es un valor refugio en tiempos de crisis".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios