Los freseros se muestran dispuestos a invertir en un aeropuerto en Huelva

  • El sector busca introducir el producto en nuevos mercados Reclama transporte rápido por el carácter perecedero de la fruta

Han cerrado una buena campaña. Han logrado una producción similar a la del año pasado (290.000 toneladas) a pesar del recorte de la superficie plantada (9%), lo que hace pensar que la cifra de negocio del sector fresero será igual o incluso algo superior (la patronal prefiere no dar cifras de momento). Es hora de mirar adelante y marcarse objetivos para seguir creciendo y para ello es "imprescindible" contar con un transporte rápido que ponga la fruta en nuevos mercados. La Asociación de Productores y Exportadores de la Fresa de Huelva (Freshuelva) dejó ayer claro que necesita de la alta velocidad y del aeropuerto para llevar su producto a otros destinos sin superar los cinco días de viaje que puede soportar la fresa (hasta seis en los meses de invierno) en condiciones de calidad.

Para ello, el sector está dispuesto a implicarse en la construcción del aeropuerto Cristóbal Colón, que se potencia a través de la sociedad que lleva el mismo nombre y que está en manos de la empresa Huelva Desarrollo y Progreso (50,9%), la Diputación provincial (46,57%) y la Cámara de Comercio de Huelva (2,45%).

El presidente de la patronal fresera, Alberto Garrocho, admite que ya ha habido reuniones y contactos con los impulsores del proyecto porque entiende que es la mejor forma de "abrir mercado" debido al carácter perecedero de los productos que comercializan. Aunque Garrocho matiza: de haber inversiones, deben llegar desde las empresas productoras directamente, desde los empresarios y no desde la asociación como tal, porque "no tiene capacidad económica".

El transporte en avión ya se utiliza en EEUU para colocar fresa en Europa y en Huelva se entiende que "lo mismo puede ocurrir a la inversa" y así poder colocar la fresa onubense en cualquier mercado en seis horas.

Además de la vía aérea se plantea la ferroviaria, pero siempre y cuando sea a través de la alta velocidad. No se descarta el transporte marítimo (como utiliza Chile para este tipo de productos), aunque para ello es imprescindible que se modifiquen los contenedores que se utilizan para otro tipo de fruta, ya que la conservación es "más delicada" y deben tener una temperatura adecuada para ello.

También es un reto para el sector lograr variedades de más sabor y conseguir que aumente el consumo de fresas, frambuesas, moras y arándanos en aquellos mercados donde actualmente ya está presente. Por ello, el II Congreso de Frutos Rojos, que se celebra mañana y el jueves en la capital, con la presencia de un millar de personas, abordará temas como la promoción exterior de estos cultivos, la evolución y la situación del consumo de berries en el Reino Unido o las claves para mejorar la experiencia de compra de frutos rojos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios