"La globalización no acaba de cuajar en la estrategia de las empresas andaluzas"

  • Aunque reconoce que la internacionalización sigue siendo una asignatura pendiente, cree que empieza a darse un giro y asegura que hoy somos la comunidad con mayor tasa de incorporación a la exportación

Teresa Sáez ha accedido al cargo de directora general de Extenda con el firme propósito de exprimir los servicios de la agencia y materializar la internacionalización de Andalucía. Valenciana de Buñol, nacida en 1958, ha desarrollado su carrera profesional en la Consejería de Agricultura y lleva tres meses ejerciendo su nueva responsabilidad.

-La internacionalización continúa siendo una asignatura pendiente de la economía andaluza. ¿De qué modo intentará aprobarla?

-Pues la verdad es que me he encontrado con un plan de actuación 2007-2010 ya aprobado, que dispone de una importante dotación de 116,5 millones de euros y que será fundamental si se tienen en cuenta los resultados del plan anterior, con un aumento del 50 por ciento en actuaciones de promoción exterior y empresas participantes, y la apertura de seis unidades de negocio (UPN) en el extranjero.

-¿Y cuál es su principal objetivo?

-Que el mayor número posible de empresas pase de vender en el exterior a invertir en el exterior. Se habla mucho de la globalización, pero lo cierto es que ésta no termina de cuajar en la estrategia de las empresas andaluzas, muchas de las cuales siguen pensando que la competencia está en su territorio.

-¿Cómo las incentivará Extenda para que den el salto hacia una internacionalización real?

-Acompañándolas, ayudándolas a explorar los mercados, a que salgan, a que hagan contactos y a que vean todo lo que se puede hacer. Para ello, además de los diferentes servicios de consultoría que tiene la agencia, disponemos de tres programas específicos: dos de ellos para empresas que exportan y que quieren dar el siguiente paso, y un tercero para compañías que ya han digerido ese proceso y van camino de convertirse en multinacionales.

-¿En qué consisten?

-Los dos primeros son el PAMA, con el que Extenda financia hasta el 50 por ciento de las actuaciones que una firma haga para promocionar su imagen de marca en el extranjero, y el de implantación, que respalda el desembarco de las empresas fuera. El PDI, que es el tercero y lo acabamos de lanzar, aborda la internacionalización de una forma global. Antes de acometerlo se analiza dónde está la empresa y hacia dónde quiere ir, qué campañas de promoción, qué estructura comercial o qué filiales tendrá que poner en marcha para convertirse en una multinacional. Una vez que estén las conclusiones, y si la empresa quiere seguir adelante con ellas, se procede a ejecutar el PDI, que financia hasta el 30 por ciento de las actividades que la firma tenga que hacer en el extranjero. En la actualidad, hay 30 multinacionales andaluzas y en 2010 queremos llegar a las 50. De momento, parece que vamos bien, porque sólo este año se han aprobado seis proyectos PDI.

-¿Qué parte de culpa diría que tienen las empresas y qué parte la Administración en el retraso de la internacionalización andaluza?

-Tanto las empresas como la Administración han hecho un gran esfuerzo en los últimos años; hay que tener en cuenta que partíamos de una situación muy difícil. El sector agroindustrial ha servido de punta de lanza, pero tampoco ha sido fácil. Tras la adhesión de España a la UE, la propia política agraria comunitaria fomentaba exclusivamente la producción y durante una década nos hemos especializado en producir mucho y con calidad, olvidándonos de la comercialización. De hecho, aún arrastramos el lastre de que en el vino o el aceite se vende mucho a granel.

-¿Cuál diría que será la clave de futuro para estas empresas?

-Elegir bien los mercados y aprovechar oportunidades. Por ejemplo, tradicionalmente el sector agroalimentario se ha centrado en destinos ya maduros, lo que le ha requerido un esfuerzo tremendo. Sólo hace unos años cayó en la cuenta de que China podía ser una buena opción, y hoy el 40 por ciento del aceite que allí se exporta es español. En cuanto a las oportunidades, quizás no sea el momento de exportar a zona dólar, pero sí de comprar negocios o materias primas allí.

-¿Está el problema en que las empresas se obsesionan con los resultados a corto plazo?

-Es posible que éste sea el caso de sectores como el agro fresco, en el que todo depende de cómo vaya la campaña. Pero un proyecto de internacionalización requiere de cuatro a cinco años de inversión, y los frutos no se recogen hasta el final.

-Las cifras indican que cuando Extenda abre una UPN, las exportaciones a ese mercado repuntan...

-Ahora hay una red de 17, y tenemos en el punto de mira a Nueva York, donde prácticamente está decidida la instalación; Emiratos Árabes, que está muy avanzado; India y Corea. También nos interesan Túnez, Cabo Verde, que asiste a una importante explosión demográfica y del sector inmobiliario, o Angola, cuyo PIB está creciendo a un ritmo del 27 por ciento. En el Este y el Norte de Europa, apostaremos por agentes que aporten información.

-¿Le preocupa el creciente déficit de la balanza comercial andaluza?

-No hay que ser pesimistas; todas las economías tienen sus ciclos y aquí nos están pasando factura el euro y el petróleo. Pese a ello, los sectores tradicionalmente exportadores siguen creciendo, y la balanza comercial no recoge la actividad del sector servicios, que está dando mucho juego en Andalucía. En el origen de todo está la necesidad de fomentar actividades conjuntas; de ahí nuestro interés por crear grupos de exportación como Landaluz, que está consiguiendo muy buenos resultados. Entre las áreas que podrían replicar esta iniciativa sería interesante probar con arquitectos, por el efecto arrastre que tendría sobre los materiales de construcción.

-¿Con cuántas empresas trabaja actualmente Extenda?

-Con 6.400, pero esta cifra aumentará porque las empresas andaluzas están cambiando de mentalidad. Andalucía es la comunidad en la que más crece la incorporación de empresas a la exportación, con un 11 por ciento anual, frente al 3 nacional. Lo que hay que conseguir es estabilizar esas exportaciones. Nuestro reto es que en tres años las firmas exportadoras esporádicas pasen de 8.000 a 9.500 y que las estables crezcan de 2.600 a 3.500. A cierre de 2007, las primeras sumarán 8.843 y las segundas, 2.923.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios