La huelga se resquebraja con las negociaciones empresa a empresa

  • Los estibadores de Barcelona suspenden los paros tras pactar con sus compañías

  • Algeciras lo estudia

Había sido una línea roja, una máxima desde el inicio del conflicto de la estiba: las negociaciones se harían para el conjunto de los trabajadores y con el conjunto de las empresas. Así lo han repetido día tras día los representantes de los trabajadores pero ayer, tras cinco jornadas de huelga, su postura contraria a una negociación empresa a empresa se vio resquebrajada; también la unidad patronal al desmarcarse varias empresas de Anesco, que anunciaba una propuesta para hoy. Cuatro terminales de Barcelona trabajaron normalmente en plena jornada de huelga después de que las estibadoras aceptasen un acuerdo propuesto por los trabajadores. Serían la punta de lanza; el seguimiento de los paros también se vio disminuido en Marín y Ría de Pontevedra (47%) o en Ferrol (21%), según los datos de Puertos del Estado. En Algeciras fue del 100%, pero los sindicatos también se sumaron a la apuesta de Barcelona: entregaron a las dos terminales la propuesta de acuerdo ya rubricada por sus homólogas catalanas.

APM y TTIA estudian el documento, que es muy similar a las bases de negociación que los sindicatos entregaron a la patronal Anesco y esta rechazó por considerar que lo allí recogido infringía la legislación. El planteamiento de base es que el conflicto de los puertos debe resolverse mediante la negociación del nuevo acuerdo sectorial estatal, algo que requiere "la normalización de la actividad laboral". Y para conseguirla, las empresas aceptarían una serie de puntos, el primero y fundamental la garantía de subrogación del 100% de los trabajadores actuales de la Sagep, caballo de batalla durante semanas. También se incluyen en el acuerdo condiciones respecto a la mejora operativa de los puertos y de retribuciones, en el mismo sentido de las acordadas entre patronal y empresarios en el mes de marzo, es decir, la rebaja de un 10% en los salarios. Y se marca como fecha límite para negociar el acuerdo marco el 30 de septiembre de 2017, una negociación en la que se incluirían todos esos aspectos y otros, como la transformación de las actuales Sagep en centros portuarios de empleo, la participación laboral en el sistema de cualificación profesional o el régimen de adscripción del personal a las empresas estibadoras. Desaparece del documento la referencia al polémico aspecto de la organización de la formación y contrataciones y la participación de los sindicatos en ellas. Éstos se comprometerían a garantizar la paz social a cambio del compromiso empresarial de mantenimiento del 100% del empleo.

Ésa es la propuesta que lograba ayer mantener la actividad en varias terminales de Barcelona. Best-Hutchison, Setram, Sammer y Coma i Riba seguían su ritmo habitual desde por la mañana después del acuerdo entre los trabajadores y las empresas; la tasa de seguimiento de la huelga caía así al 60% en el tercer puerto del país. Barcelona tiraba del resto y el seguimiento total de la huelga se quedaba en un 89%, frente al casi 100% que se había logrado en días anteriores.

La duda ahora es si ese acuerdo se extenderá al resto de las terminales del país. Las dos del mayor puerto de España, el de Algeciras, ya están analizándolo y según fuentes del sector un primer análisis jurídico realizado por una de ellas ya habría dado un resultado positivo, es decir, que vería viable en términos legales lo allí recogido. Otra cuestión sería el encaje empresarial de la subrogación tal y como la plantean los trabajadores.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios