La industria onubense encadena su segundo año de recuperación

  • Las empresas del Polo Químico estiman que la producción aumentará entre un 4% y un 5% · El crecimiento de la refinería de Cepsa y de las exportaciones, claves

La industria desafía la recesión la que parece abocada la economía española y encadenará en 2011 su segundo año de crecimiento consecutivo. Según las previsiones de la Asociación de Industrias Químicas y Básicas de Huelva (AIQB), sus asociados del Polo onubense cerrarán el 2011 con un aumento de la producción de entre el 4 y el 5% respecto a 2010. Y las previsiones para 2012 son de continuidad de una recuperación basada en el mercado exterior.

Tras sufrir en 2009 el peor año de su historia, con una caída de un 30% en el valor de la producción, las empresas de AIQB enfilaron en 2010 la senda de la recuperación alcanzando una producción récord por valor de 7.396 millones de euros, casi un 50% más que los 4.956 del año anterior. Detrás de este vuelco estaban el alza de los precios de los productos por la demanda de los países emergentes, el aumento de la exportación y la puesta en marcha de la ampliación de la refinería de Cepsa. Esa senda es la que se ha continuado en 2011, en el que la cantidad producida se ha incrementado (en cuanto a su valor, la AIQB no se pronuncia) de la mano del pleno rendimiento de la ampliación de la refinería de Cepsa y de ese afán exportador de las industrias onubenses.

Las empresas hicieron un esfuerzo de adaptación para compensar la caída de sus mercados tradicionales, buscando nuevos destinos para su producción. Sobre ese esfuerzo se ha construido una recuperación que en el caso de la química se traducirá en un aumento del 2% en el volumen de producción en el conjunto del país (en previsiones de la Federación Empresarial de la Industria Química Española), porcentaje que sube hasta el 4-5% en el caso de las industrias onubenses. Y para el próximo año, se espera otro aumento del 3% a escala nacional; la patronal onubense no se atreve a fijar una cifra que debería ser menor que en los años anteriores, tras un 2010 donde se partía de una producción muy baja y un 2011 en el que ha empezado a funcionar a pleno rendimiento la ampliación de la refinería.

La evolución de la producción de La Rábida es determinante en los resultados finales de la industria (supone un 44% de la actividad de la AIQB). La ampliación de la capacidad de producción de destilados medios se puso en marcha a finales de 2010, en un año marcado por el descenso de la demanda de carburantes en el mercado nacional (principal destino de los productos de La Rábida), por lo que la refinería funcionó sólo al 82% de su capacidad. No obstante, alcanzó un récord de facturación que debería superar este año, en el que la ampliación está en pleno funcionamiento desde febrero impulsando la producción de las refinerías de Cepsa; según los datos del tercer trimestre, ésta ha aumentado un 10,5% en la comparación anual.

Otra industria que ha registrado crecimientos según los últimos datos disponibles es Ence, inmersa en su proceso de ampliación de la actividad de producción energética renovable. Entre enero y septiembre, la compañía vio crecer sus ingresos precisamente por el aumento de las ventas de energía renovable, que ha compensado la menor fortaleza de los precios de la celulosa. Ence marcará además el próximo año con la apertura de su nueva planta de biomasa, la mayor del país, prevista para finales de 2012.

Ya en la avenida Francisco Montenegro, la reconversión obligada por el cese del depósito de fosfoyeso a finales de 2010 prosigue en Fertiberia. La factoría de fertilizantes ha ejecutado durante el año 2011 una primera fase de adaptación de sus instalaciones (y del personal) al nuevo proceso productivo, en el que se elimina la fabricación del ácido fosfórico. La empresa mantiene abiertas dos plantas de fosfato monoamónico, una de fosfato diamónico y la de abonos complejos, además de una pequeña instalación de fosfatos solubles y la planta de tratamiento de aguas, que se puso en marcha a mediados de año.

En cuanto a los vecinos Nilefos y Foret, las propuestas de Fertinagro para rentabilizar ambas instalaciones han discurrido por diferentes caminos. En cuanto a la primera, la Consejería de Medio Ambiente concedía recientemente a la empresa la Autorización Ambiental Integrada, permiso fundamental para poder reactivar la planta en el primer semestre de 2012. Y en lo que se refiere a la segunda, las negociaciones para poner en marcha el proyecto siguen abiertas.

Atlantic Copper realizó antes de 2010 las inversiones para adaptarse al cese de la producción de ácido fosfórico de Fertiberia, a la cual vendía el ácido sulfúrico, por lo que no se vio excesivamente afectado por el cambio. Para este año, las previsiones pasan por mejorar por segundo ejercicio consecutivo sus cifras, elevando la facturación hasta alrededor de los 2.100 millones. Además, la empresa seguirá ejecutando su plan destinado a mejorar las instalaciones tanto en aspectos productivos como medioambientales, que cuenta con un montante de 218 millones de euros a ejecutar entre los años 2004 y 2014.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios