Los inmigrantes enviaron en enero a sus familias 667 millones de euros

  • Los expertos advierten del emergente fenómeno de las "guarderías clandestinas" ligadas a la inmigración.

Comentarios 7

Cada mes nuestro país recibe nuevos inmigrantes que han de ganarse la vida, no sólo para su propia supervivencia, sino también para la de sus familiares que viven en el extranjero. De esta forma, las remesas que enviaron el pasado enero a sus países de origen sumaron 667 millones, un aumento de 34 millones con respecto al mismo mes de 2007. Por otro lado, las mujeres inmigrantes se ven obligadas a crear redes de apoyo o incluso enviar a sus hijos a su país de origen. Una situación que los expertos advierten que pueda derivar en la proliferación de "guarderías clandestinas".

Las remesas aumentaron el pasado mes de enero en 34 millones de euros (un incremento del 5,3 por ciento), hasta los 667 millones, con respecto al mismo mes del año pasado. Los datos del Banco de España ponen de manifiesto la llegada creciente de inmigrantes al país, ya que desde el año 2002 las estadísticas del Banco de España reflejan que las remesas de inmigrantes han ido creciendo de forma paulatina.

Así, hace seis años representaron 2.844 millones de euros, cifra que ascendió en 2003 a 3.475 millones, en 2004 a 4.189 millones, en 2005 a 4.936 millones, hasta los 6.807 millones en 2006 y hasta los 8.135 millones en 2007. Por su parte, el dinero procedente de los españoles que viven en el extranjero aumentó un 22,3% en el primer mes del año, hasta los 492 millones de euros.

España ocupa el tercer lugar en la clasificación mundial de los países que emiten mayores remesas de trabajadores, tras el aumento registrado entre los años 1990 y 2006, lo que la sitúa sólo por detrás de Estados Unidos y Arabia Saudita, según concluye el último informe sobre coyuntura económica de Caixa Cataluña. En este periodo, los ingresos por remesas pasaron de los casi 2.000 millones de dólares en 1990 a los 6.057 millones en 2006. Por su parte, la evolución de los pagos alcanzó el pasado año los 8.500 millones de dólares, mientras que en 1990 la cifra era de 150 millones.

Pero no sólo el número de inmigrantes y de las remesas aumenta, los inmigrantes tienen hijos a un ritmo mayor que los españoles, lo que está trayendo consigo nuevos fenómenos. Nora Rodríguez, pedagoga argentina y autora del libro 'Educar desde el locutorio', explicó que cerca del 30 por ciento de las inmigrantes menores de 25 años pueden llegar a tener un hijo durante sus dos primeros años de estancia en España.

Muchas de ellas se ven obligadas a crear redes de apoyo o incluso enviar a los niños a su país de origen. En el primer caso, se encuentran aquellas que se organizan de tal manera que, mientras una trabaja, otra cuida a los críos y posteriormente se intercambian los papeles, coincidiendo con la jornada laboral.

El presidente de la Federación Estatal de Asociaciones de Inmigrantes y Refugiados en España, Esteban Cancelado, advirtió que este sistema puede derivar en la creación de "guarderías clandestinas", teniendo en cuenta que el sistema educación de 0 a 3 años, "ni siquiera colma las expectativas de los españoles". "Sin ir lejos en Nuevo Baztán (cercanías de Madrid) quieren suprimir una guardería, donde hay como 30 niños, la mayoría españoles. Estamos en una gran pelea, con manifestaciones y protestas, porque el problema es de todos", destacó Cancelado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios