2008: invertir en solidez

  • Las apuestas de cara al nuevo año se orientan hacia los valores más sólidos, de alta capitalización, de los sectores financiero, telecomunicaciones, petróleo y consumo

El año 2007 termina con una sensación agridulce en los mercados. En la Bolsa española, la volatilidad ha protagonizado el ejercicio con picos alcistas en el Íbex en mayo y noviembre, y caídas pronunciadas en marzo y septiembre. El selectivo se ha movido entre los 13.600 puntos y los casi 16.000 a los que llegó en noviembre. En otros mercados, el comportamiento ha sido similar, con los inversores pendientes de la inflación y temiendo un escenario recesivo; con abundante liquidez y oportunidad de inversión en el sector financiero o inmobiliario, y con el inicio de la relajación en los tipos de interés en EEUU y, si la inflación se modera, también en Europa.

En este entorno, existen todavía recorridos razonables para las bolsas. Sin embargo, la cautela obliga a realizar una adecuada selección de valores, en la que se deberá optar por los índices grandes frente a aquéllos que son medianos/pequeños. Por otra parte, dada la volatilidad creciente consecuencia de la incertidumbre iniciada en 2007, la vigilancia de los niveles técnicos sigue siendo prioritaria.

Utilizando un modelo de intervalos razonables de valoración (estima el recorrido potencial de los mercados en función del análisis fundamental e incluye ratios de valoración, múltiplos, etc) y una aproximación sectorial, se observan grandes divergencias en las expectativas de los distintos sectores. Por ello, el enfoque inversor debe tener en cuenta el componente fundamentales como criterio prioritario para elegir. Ello lleva a escoger los sectores telecomunicaciones, tecnología y petróleo, sin descartar, en algún momento, el dar cabida a dos sectores con extrema infravaloración: farmacia y financieras, en los que el análisis técnico tendrá mucha importancia con el fin de optimizar el timing de entrada.

En España, los valores que encajan con esta aproximación son BBVA, Santander, Inditex y Telefónica. En el caso de los bancos, se trata de compañías que presentan gran solidez, con resultados por encima de lo esperado, que se aprovechan de dos factores favorables: su escasa o nula exposición al segmento hipotecario subprime, y la amplia diversificación de su negocio. Telefónica es la mayor compañía por capitalización bursátil y ha logrado todos sus objetivos con un equipo gestor muy eficaz, facilitando un trato muy favorable a los accionistas. Y en cuanto a Inditex, ha creado un modelo de negocio multimarca con el que ha logrado liderazgo en varios mercados.

Los valores europeos seleccionados son Deutsche Telekom y Portugal Telecom, en telecomunicaciones; Total, en el sector petróleos; Unicrédito, Axa y Fortis, en el sector financiero, y como alternativas en otros sectores, Roche y Philips.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios