El 55% de los nuevos parados cobrarán menos prestación

  • El recorte se producirá a partir del séptimo mes · La mitad de los que podrían percibir la ayuda de los 426 euros tampoco lo harán

La ministra de Empleo, Fátima Báñez, racalcó ayer que "sólo" el 55% de los nuevos parados se verán afectados por la reducción de las prestaciones por desempleo aprobada por el Gobierno, y añadió que la medida no alcanzará "a los más necesitados". Báñez compareció en la Comisión de Empleo del Congreso para informar sobre las medidas que afectan a su departamento dentro del ajuste aprobado por el Ejecutivo, en el que se incluye la reducción del 60% al 50% de la base reguladora de la prestación del paro a partir del sexto mes para nuevos perceptores.

Báñez estimó que el 45% de los nuevos desempleados no se verán afectados por el ajuste al acceder a la cuantía mínima, que se mantiene "como colchón de seguridad", o porque no superarán los seis meses de prestación, ya sea porque encontrarán trabajo antes o porque se les acabará el subsidio. Sobre este punto, subrayó que "se ha escrito mucho y muchas veces lejos de aportar información se ha aportado confusión", por lo que subrayó que "ningún parado va a cobrar menos de lo que venía cobrando hasta ahora", ya que las medidas sólo afectan a nuevos perceptores.

Asimismo, dijo que la renta activa de inserción (RAI) ha sido reformada para dotarla de "racionalidad", al limitarse su cobro a quien haya tenido un trabajo anterior, aunque también explicó que se mantiene para mujeres víctimas de violencia de género o emigrantes retornados.

En concreto, la mitad de las personas que antes podían recibir la RAI no lo harán al no cumplir el requisito de haber recibido antes una prestación o subsidio, por lo que 12.500 parados al mes no accederán a este derecho. La ministra cifró en 230.000 personas de media los beneficiarios mensuales de la RAI -una ayuda de 426 euros al mes- y en 25.000 personas las nuevas altas de cada mes, por lo que la medida afectará a la mitad de ellos. Esas personas que no puedan acceder a la RAI, según Báñez, sumarán en 2012 "como muchísimo" 68.000.

La ministra insistió en que las decisiones tomadas son "imprescindibles" y que el Ejecutivo "entiende y escucha" las preocupaciones de los ciudadanos. Indicó que, además, se ha realizado una "profunda revisión" del sistema de bonificaciones a la contratación "eliminando las más ineficaces" y "concentrando" las ayudas en los colectivos "que tienen especial dificultad para encontrar trabajo": discapacitados, víctimas de violencia de género, jóvenes, mujeres, mayores de 45 años y parados de larga duración.

También se refirió al retraso de tres años, de los 52 a los 55, en el acceso a un subsidio indefinido hasta alcanzar la edad de jubilación para quienes hayan cotizado seis años al desempleo y tengan agotada la prestación, entre otros requisitos. En su opinión, esta reforma atiende a las recomendaciones de la Comisión Europea en la materia y favorecerá la permanencia activa de los trabajadores.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios