El 'padre' del euro admite "un defecto de origen" en el sistema

  • Jacques Delors reconoce que no se tuvieron en cuenta las debilidades de algunos socios

Comentarios 8

La Eurozona fue defectuosa desde su creación y los esfuerzos para superar la crisis por la que atraviesa han sido "pocos" y han llegado "tarde", según Jacques Delors, uno de los arquitectos de la moneda única europea.

En una entrevista publicada ayer en el diario británico The Daily Telegraph, el que fuera presidente de la Comisión Europea (CE) entre 1985 y 1995 considera que los errores cometidos cuando el euro fue puesto en marcha, en 1999, le han llevado a su actual crisis.

Según Delors, de 86 años, los políticos que lanzaron la moneda única optaron por no tener en cuenta las debilidades y desequilibrios que había en las economías de los países miembros. "Los ministros de Finanzas no querían ver nada malo", afirmó el ex presidente, que insiste en que todos los países europeos deben compartir la culpa de la actual crisis.

En particular, Delors considera que Alemania insistió en que el Banco Central Europeo (BCE) no debía apoyar a los miembros altamente endeudados por temor a empujar la inflación. Los problemas del euro comenzaron por una "combinación de terquedad por la idea germánica de control monetario y la ausencia de una clara visión de otros países", agrega.

Delors puntualiza que el Reino Unido no comparte el peso del problema, pero está igual de "avergonzado" que el resto de los europeos por la crisis financiera. Además, el ex político subraya que incluso Alemania tendrá dificultades para encontrar una solución a la crisis.

El primer ministro británico, David Cameron, se reunió el viernes con el presidente francés, Nicolas Sarkozy, para abordar la crisis de la deuda. Cameron, según la prensa, quería tratar la posible reorganización de la Eurozona, que puede implicar una mayor cooperación entre los 17 países que tienen el euro, porque ello podría afectar a la influencia del Reino Unido en la UE.

En Reino Unido, que no forma parte del euro, hay una creciente preocupación por el impacto de la crisis en la economía. El gobernador del Banco de Inglaterra, Mervyn King, pidió recientemente a las instituciones bancarias británicas que refuercen su capital ante la profundización de los problemas a fin de protegerse de un entorno difícil, que calificó de "excepcionalmente amenazante".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios