El agujero patrimonial de Isolux Corsán es de cinco veces lo estimado, 3.830 millones

El grupo Isolux presenta un agujero patrimonial de 3.830 millones de euros, según consta en el informe de la compañía, en concurso de acreedores desde julio de 2017, realizado por sus administradores concursales y que trascendió ayer.

En concreto, la compañía de construcción e ingeniería y las filiales que están en concurso suman una deuda total de 5.695,3 millones de euros, mientras para los activos para afrontar este pasivo suman un valor de 1.865 millones de euros.

Se trata de cifras que multiplican las facilitadas por la propia empresa cuando se vio abocada al concurso, de forma que el agujero patrimonial es casi cinco veces superior al de 801 millones estimado inicialmente por la compañía.

En cuanto a las causas de la quiebra de Isolux, la administración concursal la atribuye al "elevado endeudamiento" en que incurrió la compañía para salir al exterior y sortear la caída de la obra pública en España con motivo de la Gran Recesión.

"El grupo trató de reducir estos niveles de endeudamiento alcanzando acuerdos con fondos de inversión, que no se mantuvieron en el largo plazo, y con dos intentos de salir a Bolsa, que resultaron finalmente fallidas", indican los administradores concursales de Isolux en su informe, en el que no descartan que caigan también en concurso las filiales de Isolux que aún no lo han presentado ante los juzgados de lo Mercantil.

En concurso desde el pasado 4 de julio, Isolux Corsán -además de seis de sus filiales- apenas tenía, según explican los s administradores, una situación de caja disponible en España "muy limitada -apenas para cubrir los pagos operativos de un mes- y las previsiones iniciales de flujo de caja mostraban que en agosto se producirían tensiones de liquidez", señala el informe.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios