Foro Sur de Europa con Javier González de Lara

La patronal andaluza asevera que la construcción salvó al país del rescate

  • El presidente de la CEA pide una administración más ágil frente a la maraña reguladora que genera 1,5 normas a la hora. Aboga por acuerdos como el de Aznalcóllar para salir de la crisis

Comentarios 6

La construcción salvó a España del rescate porque el fondo inmobiliario supuso un activo, una garantía para el sector bancario. Y la construcción, además, es uno de los sectores estratégicos en los que Andalucía debe apoyarse para volver a la senda del crecimiento económico. Así lo sostuvo anoche el presidente de la Confederación de Empresarios de Andalucía (CEA), Javier González de Lara y Sarria, durante su intervención en el Foro Sur de Europa organizado por el diario Europa Sur, cabecera del Grupo Joly en el Campo de Gibraltar.

El máximo responsable de la patronal andaluza -que participó como ponente en el evento celebrado bajo el patrocinio del grupo Cepsa en la comarca gaditana- rechazó la demonización del ladrillo como responsable único de la recesión. Frente a esa visión incluso defendió que aunque no crecerá como en los años previos a la crisis, es un sector importante por su volumen de mano de obra en el que se apoyan otros de vital importancia para la región, como el turismo. "La construcción nos ha salvado del rescate porque España tenía la garantía que piden los bancos, el suelo. Aquí se ha devaluado el valor de la construcción pero aún no he visto a un belga de Amberes que baje el precio de los diamantes", comparó. De esta forma, González de Lara abogó por la edificación responsable como una de las estrategias regionales para el crecimiento.

En su intervención ante empresarios, representantes institucionales y agentes sociales y económicos de la zona, González de Lara desgranó sus impresiones sobre las necesidades no sólo de los empresarios, también de la sociedad en su conjunto, para pasar página a siete años de dura crisis que deja por el camino a 50.000 sociedades extinguidas y 90.000 autónomos, según precisó. "Andalucía tiene una capacidad de desarrollo impresionante", enfatizó, si bien remachó que la maraña normativa de la administración aún sigue siendo un lastre a la hora de generar nueva actividad -desde 1990 se han promulgado 40.000 normas en todo el país- que se une a factores ya conocidos como la falta de crédito.

Porque Andalucía es atractiva para invertir -reiteró- si bien afeó que haya cuatro empresas que quieran explotar minas de cobre en la faja pirítica de Huelva "con 400 millones de inversión prevista cada una" que estén a expensas de los permisos para generar hasta 10.000 empleos.

"Es prácticamente imposible funcionar con la asimetría normativa de las comunidades autónomas, que generan 1,5 normas cada hora al año. La administración a todos los niveles debe ser más competitiva", comentó, y reseñó como ejemplo la reciente Ley de Unidad de Mercado o la reducción de 27 procedimientos administrativos que regulan la actividad empresarial en Andalucía. "La administración empieza a pensar que en ocasiones es un estorbo", reconoció.

Para González de Lara, las posibles inyecciones económicas para Andalucía requieren de pactos "sensatos" como el que ha permitido desbloquear la reapertura de las minas de Aznalcóllar. "Nos falta cultura del pacto. Una visión global de cómo tender puentes. No recuerdo el último pacto de Estado, quizás el de Toledo", reflexionó. Algo aplicable a necesidades como la conexión ferroviaria para el puerto Bahía de Algeciras o para revisar la fiscalidad que se aplica a las sociedades. Por ello, dijo que el diálogo social es la principal infraestructura intangible en la que apoyarse para salir del bache.

Frente a estos problemas, González de Lara reclamó pactos, acuerdos, negociación o consenso. Fueron algunas de las palabras más repetidas con las que el presidente de la patronal hiló su intervención. Y se mostró además optimista, dentro de la prudencia, en torno al futuro por indicadores que apuntan a que el crédito comienza poco a poco a llegar mientras que la macroeconomía da signos de que se está desperezando.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios