El gasto en pensiones sube en abril un 3% y marca un máximo histórico

  • La pensión media supera por primera vez en España los 900 euros mensuales Extremadura, Galicia, Murcia y Andalucía tienen las prestaciones más bajas y País Vasco y Asturias, las más altas

La llegada a la edad de jubilación de las primeras generaciones nacidas en el baby boom de la posguerra se hace visible en el sistema nacional de pensiones. La Seguridad Social destinó en abril la cifra récord de 8.445,1 millones de euros al pago de las pensiones contributivas, un 3% más que en el mismo mes de 2015, al tiempo que la pensión media superó por primera vez los 900 euros, según los datos publicados ayer por el Ministerio de Empleo y Seguridad Social.

El incremento del gasto está lejos de los porcentajes alcanzados en la antesala de la crisis. Por ejemplo, en 2008 se llegó a superar el 8% de aumento interanual. Con abril, ya son catorce los meses consecutivos en los que el crecimiento interanual del gasto en pensiones se mantiene igual o por debajo del 3%.

La pensión media de jubilación alcanzó a principios de este mes los 1.038,93 euros mensuales, lo que supone un 2,1% más respecto a abril de 2015. Por su parte, la pensión media del sistema, que comprende las distintas clases de pensión (jubilación, incapacidad permanente, viudedad, orfandad y a favor de familiares), superó en abril por primera vez los 900 euros al situarse en 900,5 euros mensuales, lo que supone un aumento interanual del 1,88%.

La pensión media en Andalucía asciende a 810 euros, lo que supone una de las de menor cuantía de España, sólo empeorada por Extremadura, Murcia y Galicia. Por su parte, las pensiones de mayor importe se sitúan en País Vasco (1.116 euros), Asturias (1.063 euros) y Navarra (1.030 euros). Estas diferencias están claramente relacionadas con los niveles de renta. A más ingresos, mayor es la base de cotización, por lo que las pensiones que se disfrutan una vez alcanzada la edad de jubilación son de más importe. A ello se suma que Andalucía y Extremadura cuentan con un importante porcentaje de población activa en el medio rural, cuyas bases son inferiores.

La mayor parte de los 8.445,1 millones de euros destinados a pagar la nómina de las pensiones fue a parar a las jubilaciones, con 5.929,5 millones (+3,6%), seguido de las pensiones de viudedad, a las que se dedicaron 1.499,1 millones de euros (+1,2%).

La Seguridad Social registró hasta marzo un superávit de 3.399,91 millones, equivalente al 0,30 % del PIB, el 2,11 % más que en el mismo periodo del ejercicio anterior, cuando alcanzó un saldo positivo de 3.329,5 millones. Este saldo positivo es la diferencia entre unos derechos reconocidos por operaciones no financieras (ingresos) de 32.499,47 millones y unas obligaciones reconocidas (gastos) de 29.099,56 millones. Entre los ingresos no financieros, las cotizaciones ascendieron a 25.682,74 millones, un 1,94 % más respecto al mismo periodo del año anterior, debido al aumento de la cotización de ocupados en un 2,81%, mientras que la cotización de desempleados registró una bajada del 9,17%. De esta forma, a cierre de marzo, los ingresos por cotizaciones representan ya el 21,91% de los 117.242,58 millones que la Seguridad Social tiene previsto ingresar por este concepto en 2016.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios