Los precios bajan hasta el -1,4% empujados por las rebajas de verano

  • El IPC marca un nuevo mínimo histórico gracias a la caída de la vivienda, los alimentos, el transporte y los combustibles y carburantes.

Comentarios 8

El Índice de Precios al Consumo (IPC) ha registrado un nuevo mínimo histórico en julio, al registrar un -1,4 por ciento en tasa interanual, nueve décimas menos que en el mes anterior. Es la primera vez que se alcanza este valor desde que comenzó su serie histórica en 1961, y el quinto mes en que caen los precios. España está a un mes de entrar oficialmente en deflación. Si los precios vuelven a bajar en agosto, se cumplirán los dos trimestres con precios en caída que el Fondo Monetario Internacional (FMI) considera que marcan que un país ha entrado en deflación. El IPC está muy lejos del 'techo' del 5,2 por ciento que marcó en julio de 2008. Desde entonces, ha caído en casi 7 puntos. Entró en negativo en el mes de marzo de este año. De momento, el Gobierno ha descartado un situación de deflación, porque entiende que para que se produzca debe registrarse un descenso generalizado y permanente de los precios.  

En tasa mensual, el IPC disminuyó nueve décimas en julio de este año, en contraste con el descenso de cinco décimas que experimentó en el miso mes de 2008. La caída de la inflación interanual se ha debido a una bajada en los precios de la vivienda, con un -0,8 por ciento, además de al descenso interanual de los precios del transporte, con un -9,5 por ciento y de los alimentos, que cayeron un 2,1 por ciento. Los alimentos y las bebidas no alcohólicas han registrado la mayor bajada de precios desde que comenzó a medirse la serie, en 1994, con una caída del 2,1 por ciento, y los combustibles y carburantes han caído en tasa interanual un 22,5 por ciento.  

La inflación interanual alcanza así en julio un nuevo mínimo histórico, con doce meses seguidos de descensos. La inflación no ha dejado de caer desde julio del año pasado. Por su parte, la inflación subyacente, que no incluye los precios de los productos energéticos ni de los alimentos no elaborados, se situó en julio en el 0,6 por ciento, dos décimas inferior a la tasa de junio, mientras que el Indicador de Precios al Consumo Armonizado (IPCA) alcanzó el -1,4 por ciento interanual, cuatro décimas menos que en el mes anterior.

La caída de la inflación interanual se ha debido principalmente a la caída de los precios en la vivienda, cuya tasa anual se redujo más de un punto respecto a junio, hasta el -0,8 por ciento. Es la primera vez que este grupo registra una tasa anual negativa, lo que se explica porque la subida de los precios de la electricidad fue mayor en julio de 2008 y por la bajada del coste del gas y del gasóleo para calefacción, más acusada que el año pasado.  

También contribuyó al descenso interanual de los precios el transporte, que disminuyó siete décimas su tasa anual, hasta el -9,5 por ciento, por la estabilidad de los precios de los carburantes y por el descenso de los precios de los automóviles. Asimismo, los alimentos y las bebidas no alcohólicas ayudaron a rebajar el IPC interanual al registrar una tasa del -2,1 por ciento, tres décimas menos que la del mes pasado, impulsada sobre todo por las frutas frescas y la leche. El INE ha destacado que se trata de la tasa anual más baja que registra este grupo desde el comienzo de la serie, en enero de 1994.

El vestido y el calzado también aportaron su granito de arena al descenso de los precios, con una tasa anual del -2,1 por ciento, seis décimas inferior a la de junio, debido a que las rebajas de precios han sido más intensas este año de lo que lo fueron en julio de 2008. Por último, los hoteles, cafés y restaurantes redujeron tres décimas su tasa anual, hasta el 1,5 por ciento, al aplicar subidas de precios inferiores a las de julio del año pasado. En este apartado, Estadística ha destacado que la tasa anual de restaurantes, bares y cafeterías alcanzó en julio su nivel más bajo desde agosto de 1986, con un 1,7 por ciento.  

En cambio, el aumento de los precios del tabaco aprobado por el Gobierno elevó casi cinco puntos, hasta el 13 por ciento, la tasa anual de bebidas alcohólicas y tabaco.

El descenso mensual del IPC, de nueve décimas, ha sido consecuencia del abaratamiento del vestido y el calzado, que experimentó un tasa mensual del -11,8 por ciento por las rebajas de verano, de la caída de los precios en menaje y del recorte de precios en un 0,2 por ciento de alimentos y bebidas no alcohólicas, especialmente de las frutas frescas, la leche y las patatas y sus preparados. Subieron, por contra, los precios de las bebidas alcohólicas y el tabaco, de los hoteles y de ocio y cultura.

También bajó el precio del carburante

En cuanto a los grupos especiales, las mayores caídas interanuales de precios se concentraron en los bienes industriales, siendo el de los carburantes y combustibles el descenso más acusado, con un abaratamiento de sus precios del 22,5 por ciento, ahondando la caída que registró en junio (-21,3 por ciento). En términos mensuales, los carburantes y combustibles experimentaron un retroceso del 0,4 por ciento.

Los precios de los productos energéticos también profundizaron su caída interanual en julio, con un descenso del 15,9 por ciento (frente al 14,2 por ciento de junio). Asimismo, destacaron los descensos de precios de los alimentos sin elaborar y productos energéticos (-10,2 por ciento) y los bienes industriales sin energía (-6,1 por ciento).

Entre los aumentos, sobresalen los repuntes interanuales de precios de los servicios (+2,1%), los servicios sin alquiler de vivienda (+2%) y los alimentos elaborados, las bebidas y el tabaco (+0,9%). Por rúbricas, los mayores incrementos mensuales de precios en julio los registraron el tabaco (+6%), la carne de ovino (+3,2%) y el transporte público interurbano (+2,1%), notándose de esta forma los efectos de la subida de los impuestos del tabaco y de las gasolinas aprobada por el Ejecutivo. Por el lado de los descensos, destacaron las caídas de los precios de la ropa de niño y bebé (-20%), del calzado de niño (-13,5%), de las prendas de vestir de mujer (-13,2%) y del calzado de señora (-11,2%).

En tasa interanual, lideró los aumentos de precios el tabaco (+17,6%), seguido del transporte público urbano (+7,1%) y la educación universitaria (+6,1%). En el extremo opuesto, destacaron las caídas de los precios interanuales de los aceites y grasas (-16,1%), las patatas y sus preparados (-15,1%), el transporte personal (-9,3%) y la leche (-9,2%).

Desplome generalizado en  toda España

En julio, el IPC bajó en las 17 comunidades autónomas en tasa mensual. El mayor descenso se dio en La Rioja (-1,4%), seguido de Murcia, Galicia, Castilla-La Mancha y Asturias (-1,1% en todos los casos), de Extremadura y Andalucía (-1%), de Comunidad Valenciana, Canarias y Aragón (-0,9%), de País Vasco, Castilla y León y Cataluña (-0,8%) y de Navarra (-0,7%). Las caídas menos acusadas se registraron en Madrid (-0,5%), Cantabria (-0,4%), y Baleares (-0,2%). En Melilla, los precios bajaron un 1,1%, mientras que en Ceuta lo hicieron un 1,5%.

En tasa interanual, las 17 comunidades españolas siguieron en tasas negativas en julio (en mayo ya todas estaban en negativo). Castilla-La Mancha fue la comunidad que lideró las caídas de precios interanuales, con una tasa del -2,6%. Le siguieron Canarias (-2,3%), Castilla y León (-2%), y Aragón y Navarra (-1,9%).

Con una tasa del -1,8% se situó Galicia; Asturias registró un -1,7%; Extremadura un -1,6%, y Andalucía, Cantabria, Murcia y La Rioja un -1,5%. Por debajo de la media nacional del -1,4% figuran Comunidad Valenciana (-1,3%), Baleares (-1,1%), Melilla y Madrid (-1%), Cataluña (-0,9%), y País Vasco y Ceuta (-0,5%). 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios