El ex presidente de Abengoa José Domínguez Abascal deja la compañía

  • El sustituto de Felipe Benjumea al frente de la empresa presenta su renuncia como consejero "por motivos personales"

El ex presidente de Abengoa José Domínguez Abascal presentó el pasado lunes su renuncia como consejero de la empresa "por motivos personales", según informó ayer la compañía a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). El consejo de administración de Abengoa -que aceptó esa renuncia en una reunión celebrada el lunes- recoge en el comunicado remitido a la Bolsa el agradecimiento por "sus muchas aportaciones y dedicación a los trabajos del consejo durante los últimos meses".

José Domínguez Abascal es catedrático de la Escuela Superior de Ingeniería Industrial, y era considerado el cerebro tecnológico de la firma y un directivo cercano a Felipe Benjumea, aunque en los últimos meses se fue distanciando del que fuera primer ejecutivo de la compañía durante 25 años e hijo del fundador. Se incorporó a Abengoa en 2008 en calidad de secretario general técnico, asesorando a la compañía en cuestiones de innovación y desarrollo tecnológico. A finales de septiembre, el consejo de administración le nombró presidente no ejecutivo en sustitución de Felipe Benjumea, después de que los bancos exigieran su relevo. En ese consejo, se acordó también el abono de una millonaria indemnización a Benjumea, quien siguió ligado a la compañía en calidad de asesor.

Tras el fiasco de la compra de Abengoa por el grupo Gonvarri, José Domínguez Abascal tomó las riendas de la compañía poco después de que ésta presentase el preconcurso de acreedores en noviembre de 2015 asfixiada por una deuda financiera de casi 9.000 millones de euros y unos pagos pendientes a proveedores por 5.000 millones. Domínguez Abascal asumió las funciones ejecutivas tras la renuncia del consejero delegado Santiago Seage, que se marchó a Estados Unidos para dirigir Abengoa Yield.

A principios de marzo, en la recta final de las negociaciones para evitar el concurso, fue sustituido por Antonio Fornieles con el "objetivo prioritario de facilitar un acuerdo de reestructuración con los acreedores financieros". Su salida fue una exigencia de Felipe Benjumea, que seguía contando con la mayoría del capital, para dar un paso atrás y desvincularse definitivamente de la compañía. Las diferencias entre ambos directivos se habían acentuado en las últimas semanas, al considerar Benjumea que no había defendido sus intereses con suficiente firmeza frente a los acreedores. Tras su renuncia, Domínguez Abascal permaneció ligado a Abengoa como miembro de su consejo de administración.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios