El presidente del Eurogrupo pide multar a los incumplidores del déficit

  • Dijsselbloem exige a la Comisión Europea que se tome "en serio" su papel de "árbitro" ante los países

El presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem, exigió ayer a la Comisión Europea (CE) que se tome "en serio" su responsabilidad de actuar como árbitro con los países que han incumplido los límites de déficit e imponer multas.

El presidente del Eurogrupo, que evitó citar países concretos, dijo que está "preocupado por la forma en la que la CE está asumiendo sus responsabilidad", en relación al papel de "árbitro" que tiene esta institución en la decisión de la respuesta ante incumplimientos del límite de endeudamiento, incluidas las multas.

Dijsselbloem alertó de que existe el riesgo de que se asuma que no hace falta cumplir con lo pactado e insistió en que no se puede "discriminar" entre países grandes y pequeños. "Por eso advierto: ¡Tómenselo en serio!".

Admitió que las reglas se pueden aplicar con "cierta flexibilidad", pero sin poner en peligro esta "ancla de confianza". A su juicio, los incumplimientos en materia de política presupuestaria en un país pueden acabar afectando a otros, con lo que "todo el proyecto" europeo pierde en estabilidad.

El presidente del Eurogrupo apostó por no ampliar la UE o profundizar la integración política hasta que se hayan implementado todas las medidas que se han aprobado últimamente y se haya vuelto a la convergencia económica entre los 28. "El proceso de convergencia se ha detenido. Ha vuelto la divergencia. Es crucial antes de emprender nuevos pasos de integración política volver a la convergencia", aseguró.

Se mostró en contra de iniciativas como un presupuesto propio para la Eurozona o un ministro de Finanzas común para los países del euro. Y apostó por el "pragmatismo" y avanzar "paso a paso" en la unión bancaria, profundizar el mercado común y construir un mercado de capitales común.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios