El primer vuelo del A400M se retrasa a "septiembre u octubre"

  • El presidente de Airbus reconoce que los problemas en el motor impedirán que vuele en agosto

El presidente de Airbus, Tom Enders, negó ayer que los retrasos del primer vuelo del avión militar A400M, que se monta y será presentado este jueves en Sevilla, tengan su origen en una supuesta guerra franco-española de la que hablan algunos medios alemanes, que achacan a los franceses falta de colaboración con los españoles para solucionar los problemas.

"Es completamente estúpido. No entiendo quién necesita atizar los nacionalismos. Eso no resuelve los problemas", aseguró Enders. En una entrevista en La Tribune, indicó que, más bien, las demoras del programa se están debiendo a problemas con el motor, aunque deseó poder mantener los tiempos. De momento, el primer vuelo, previsto para el verano, no se producirá hasta "septiembre u octubre".

Enders habló también de las tensiones entre los trabajadores franceses y alemanes de Airbus e insistió en la intención de la compañía de poner en marcha un programa de internacionalización y deslocalizaciones.

"Es verdad que el clima social no es bueno. Es comprensible. Atravesamos un periodo de cambios e incertidumbre, que genera inquietudes dando lugar a teorías de la conspiración. No solamente en Francia, también fuera", declaró.

Asimismo, Enders subrayó que la internacionalización será una parte esencial del nuevo programa de reestructuración de Airbus porque es indispensable deslocalizar más producción a los países con menor coste salarial para que Europa se concentre en las competencias "clave". "No dudaremos en imponer cambios estructurales significativos tanto en Airbus como en el grupo", dijo.

Admitió que puede haber una "resistencia fuerte" pero aseguró que no hay alternativa. "El patriotismo industrial europeo no es una opción cuando el dólar está entre 1,50 y 1,60 euros, ante un petróleo que se dispara y una nueva competencia industrial en los países emergentes", avisó.

Sostuvo que la actual cartera de pedidos y los proyectos de desarrollo de Airbus permitirán expandirse a nivel internacional sin el temor de que haya consecuencias sociales importantes en Europa. Pero dejó claro que su trabajo no es "maximizar el empleo en Europa, sino "dar forma y dirigir un grupo que sea sólido y competente vendiendo excelentes aviones".

Enders avanzó que la internacionalización se desarrollará durante los 10 próximos años, en los que el grupo invertirá en alianzas y en las fábricas de Airbus en el extranjero.

En cuanto a las acusaciones de uso de información privilegiada que pesan sobre Noël Forgeard, ex presidente de EADS, y otros miembros de la dirección, entre ellos, él mismo, Enders dijo que son "absurdas" y que dañan "gravemente" a la reputación de la empresa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios