El grupo regulariza su situación fiscal tras abonar 123 millones por IVA y Sociedades

Abengoa destinó 123 millones de euros a regularizar su situación fiscal según las Cuentas Anuales Consolidades que fueron depositadas ayer en la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). La compañía indicó que esta cantidad se destinó al abono de la cuota y los intereses de demora por IVA e Impuesto de Sociedades, "no habiendo sido objeto de sanción por parte dela Agencia Tributaria". La compañía fue objeto de una inspección sobre los ejercicios comprendidos entre 2009 y 2011, firmando las actas de conformidad sobre estas actuaciones tras el cierre del ejercicio de 2015. Además, procedió regularizar los ejercicios 2012 a 2014, siguiendo los mismos criterios establecidos por la inspección para los años 2009 a 2011. En consecuencia, se anotó un impacto de 123 millones, que en el caso del Impuesto de Sociedades, ha sido compensados con sus activos fiscales, "no suponiendo impacto sobre la tesorería del grupo.

Asimismo, el auditor de las cuentas de Abengoa, Deloitte, ha incorporado un párrafo de énfasis en los estados contables de la compañía del ejercicio 2015 en el que alude a las incertidumbres en torno a la continuidad de la empresa y considera que la misma depende en buena parte del éxito del plan de reestructuración.

Los administradores han preparado las cuentas anuales sobre la base del principio de empresa en funcionamiento, si bien los acontecimientos "indican la existencia de una incertidumbre significativa sobre la capacidad de la Sociedad para continuar con sus operaciones", señala Deloitte.

"En consecuencia, la recuperación de los activos, la realización de los pasivos y el cumplimiento de los compromisos por avales y garantías por los importes indicados en las cuentas anuales adjuntas dependerán del éxito de las medidas de reestructuración financiera y societaria que se aprueben", reseña el informe de los auditores.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios