La revolución digital, el salvavidas de las pymes para un cambio de época

  • Empresarios e instituciones analizan en unas jornadas técnicas el vital papel de las nuevas tecnologías para garantizar una salida con éxito de la crisis económica

De la revolución digital ya no se habla en futuro, sino en presente. En un mundo hiperconectado e interactivo, donde los escaparates tradicionales han sido sustituidos por la pantalla de un ordenador, de un smartphone o de una tablet, y donde el consumidor tradicional se ha convertido en un consumidor digital, la innovación tecnológica ha dejado de ser una opción para las pequeñas y medianas empresas que quieran sobrevivir. Las nuevas tecnologías, los nuevos servicios multimedia, se han convertido en la mejor oportunidad para salir de una crisis que se ceba con los sectores más tradicionales. "El cliente ha cambiado, el punto de venta ha cambiado y si no cambiamos con ellos nos quedamos obsoletos". Así lo aseguró ayer el director de Negocio Territorial de Telefónica España, Rafael Basarte, que fue el encargado de la ponencia de apertura de las jornadas técnicas organizadas por el Grupo Joly y Telefónica para analizar La aplicación de las nuevas tecnologías a la empresa como herramienta para crear oportunidades de negocio.

Tras un acto de inauguración presidido por el alcalde de Granada, José Torres Hurtado; el director territorial de Empresas y Administración Pública de Telefónica, Ignacio Ochoa; y el director general del Grupo Joly, Tomás Valiente, Basarte explicó a empresarios y representantes institucionales que España se enfrenta a una "crisis económica y a una crisis de ideas" de la que sólo se puede salir "reuniendo los recursos intelectuales" con los económicos. "Así saldremos de la crisis por la puerta grande". Porque Basarte recordó que ni Google, ni Amazon, ni Twitter saben nada de la crisis. "La crisis está donde está y tenemos que movernos".

En este mundo en constante cambio, donde los sectores se transforman "a la velocidad de la luz", las pymes tienen que ser conscientes de que sin las nuevas tecnologías, sin subirse al carro de la revolución digital, se quedarán atrás. "Ahora es Amazon el gran competidor que todos tenemos", aseguró Basarte, que indicó que quienes sepan adaptarse, quienes incorporen la innovación a sus procesos, tendrán un futuro esperanzador. "Aquí ganarán los mejores, y lo harán mundialmente".

A la ponencia inaugural de Basarte le siguió una primera mesa redonda en la que instituciones y administraciones explicaron cómo será el futuro de la innovación en el sector de las pequeñas y medianas empresas. Y la conclusión a la que llegaron los cinco ponentes, la expresó de forma contundente Luis Castillo, director de Tecnología y cofundador de IActive: "La innovación no debe ser el futuro de las pymes, sino el presente". Eso sí, Castillo indicó que, aunque "el mundo está lleno de oportunidades y hay muchas cosas por hacer, los pasos por la innovación deben estar guiados", dirigidos por una metodología que garantice que se innova "con éxito, con pocos recursos y lo más rápido posible". Para eso hay que tener claro que un plan de negocios no está lleno de hechos, sino de hipótesis que hay que validar o invalidar. "El camino de la innovación está lleno de incertidumbres", reconoció Castillo, que con todo animó a los emprendedores a innovar, incluso aunque exista el riesgo de equivocarse. "Lo que funciona, funciona hasta que deja de hacerlo. Si no nos adaptamos, da igual lo líderes que seamos, podemos fallar", indicó Castillo, que aseguró que en el camino de la innovación "no hay que tener miedo al fracaso: en la vida marital también hay incertidumbres y todo el mundo se casa".

Pero para eso, señaló el secretario general de la Confederación Granadina de Empresarios (CGE), Luis Aribayos, hace falta que el emprendedor, si fracasa, pueda volver a intentarlo. "En la cultura anglosajona el fracaso está valorado, se reconoce a los que han fracasado porque lo han intentado. Aquí es diferente, la responsabilidad es ilimitada y eso tiene que cambiar. Tenemos que lograr que los emprendedores que fracasan vuelvan a intentarlo, no podemos perderlos". Sobre todo, apuntó Aribayos, "porque de esta crisis no salimos sin empresas". Especialmente sin compañías que innoven. "La innovación es imprescindible, no hay otro camino posible".

Las instituciones y administraciones como la Diputación de Granada o la Cámara de Comercio son muy conscientes de que una de sus labores fundamentales es precisamente acercar la innovación a las empresas. La diputada de Empleo y Desarrollo Provincial de la Diputación, María Merinda Sádaba, indicó que "ante la dificultad hay que buscar la oportunidad" y que la institución provincial está poniendo de su parte para hacer un poco más fácil el camino hacia la innovación. En este sentido, Sádaba destacó el "proyecto estrella" de la Diputación, que ofrece a las empresas la posibilidad de desarrollar su propio sistema de comercio electrónico, toda "una vía de futuro para las pequeñas empresas que aún no están adaptadas".

Por su parte, el técnico de Innovación de la Cámara de Comercio de Granada, Juan de Dios Bonillo, indicó que es labor de las instituciones "acercar el conocimiento de la tecnología al conocimiento de las empresas", formándolas sobre las herramientas tecnológicas que pueden tener a su disposición. "La innovación hay que sistematizarla".

En el proceso previo a la innovación, en la fase de investigación donde se desarrollan esas nuevas herramientas y técnicas, juega un papel importante la Universidad de Granada. El catedrático de Ciencia de la Computación e Inteligencia Artificial y delegado del rector de la UGR para las Tecnologías de la Información y Comunicación, José Luis Verdegay, aseguró que "la política de innovación en torno a las pymes debe encajar con las políticas de España y de la UE", que tratan de "impulsar la innovación para mejorar servicios y ayudas a las pymes a convertirse en empresas líderes". Además, fomentan el impulso de la I+D+i en determinados sectores en los que Granada tiene mucho que decir: el biosanitario y el TIC. "Tenemos una posición envidiable para hacer algo por las pymes donde la UGR puede poner mucho de su parte", aseguró Verdegay, que indicó que el Parque Tecnológico de Ciencias de la Salud es uno de los mejores ejemplos de cómo de lejos puede llegarse gracias a las nuevas tecnologías y a la innovación.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios