Las cajas rurales defienden su papel en el futuro como alternativa a la gran banca

  • Las cooperativas de crédito ven oportunidades de crecimiento tras la desaparición de las cajas de ahorros.

Comentarios 6

Las cajas rurales defendieron ayer el papel que desempeñan dentro del sector financiero español, en el que se ven como la única alternativa viable a la gran banca y capaces de tener una mayor presencia en el futuro tras la desaparición de las cajas de ahorros tradicionales.

Durante el Efe-Fórum Grupo Caja Rural: un modelo de futuro, representantes de la banca cooperativa insistieron en que sus entidades son casi las únicas que realizan una labor social en el medio rural, y que las autoridades deben promocionar su existencia y controlar que se dediquen a los fines para los que fueron creadas.

En este sentido, el presidente de la Asociación Española de Cajas Rurales (AECR), Ernesto Moronta, aseguró que al margen de estas entidades no hay en España otra opción a la gran banca.

"Grande no es sinónimo de bueno", puntualizó Moronta, para quien "la gestión prudente, seria, que conoce la realidad del cliente y tiene en cuenta las limitaciones" es imprescindible para que una entidad financiera tenga éxito. De esta forma, Moronta destacó que las cooperativas son la mejor opción porque se rigen por criterios de rentabilidad distintos a los de un banco y ofrecen un trato al cliente "cercano y personalizado".

Los participantes en el foro insistieron en que las rurales son las únicas entidades que mantienen sucursales menos rentables en municipios pequeños, después de los cierres de oficinas de las antiguas cajas de ahorros, convertidas ahora en bancos.

A juicio del director general del Grupo Caja Rural, Raúl Lorenzo, la desaparición de las cajas de ahorros tradicionales supone una oportunidad para que las entidades rurales tengan más presencia en el sector financiero español. "Somos distintos, pero necesarios", y este parece un buen momento para conocer a los diferentes, a los más humildes, y valorar el esfuerzo y la calidad de nuestro trabajo", indicó.

En cuanto al Grupo Caja Rural, al que calificó como el máximo exponente de la banca cooperativa real, Lorenzo explicó que se trata de un grupo de 28 entidades con 57.418 millones de euros de balance, una cuota del 2,4 %, 1,1 millones de socios, 2.350 oficinas y un beneficio de 202 millones.

Por su parte, el presidente del Banco Cooperativo Español, José Luis García Palacios, defendió que puedan coexistir dos grandes grupos de cajas rurales en España, el suyo y el encabezado por Cajamar, que prefiere tender a la bancarización. "Nosotros queremos seguir como hasta ahora, aunque entendemos que éstos son nuevos tiempos, con nuevas necesidades y tenemos que adecuarnos también un poco a ellos", ha explicado en su discurso de clausura de esta jornada.

García Palacios pidió a las cajas rurales españolas que se unan para formar parte del lobby con el que los cooperativistas europeos defienden los intereses del sector en Bruselas. Para ello, pidió que "entre todos se busque la forma de hacer un borrador que podamos presentar al Ministerio de Economía y el Banco de España, que recoja todas estas inquietudes y planteamientos y contribuya a preservar este modelo para el futuro".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios