El sector servicios destruye 9.200 empleos en Sevilla en sólo dos meses

  • La provincia roza el cuarto de millón de personas registradas en las listas del paro

Comentarios 4

Es incontestable que, pese a algún dato que atenúa el drama, la evolución del paro en septiembre en la provincia ha sido mala, muy mala. No es un consuelo que en Sevilla el desempleo haya crecido menos porcentualmente que en las otras siete provincias andaluzas: un 1,03% frente al 2,83% de media regional (más del doble) o el 4% largo de Granada, Cádiz, Jaén y Huelva (cuatro veces más). Lo cierto es que las 2.549 personas que se han apuntado a las listas del paro en Sevilla en los últimos 30 días son 882 más que en el mismo mes de 2011, cuando lo hicieron 1.667. Y que es el segundo mayor incremento en un septiembre en el periodo de crisis. Sólo 2008, cuando nada menos que 4.856 sevillanos se quedaron desempleados, fue peor. Según los datos de Comisiones Obreras, la mayor parte de los nuevos parados proceden de Sevilla capital, en concreto 2.150 personas.

Sevilla encara el otoño, pues, con una cifra récord y muy cerca de alcanzar una cifra simbólica: 250.000 personas sin trabajo en las listas del desempleo, o, lo que es lo mismo, un cuarto de millón. Así, la provincia cerró septiembre con 249.643 parados, muy lejos de los 217.689 en los que acabó el mismo mes del año pasado, y ya a distancias siderales de los 202.000 de 2010, los 188.000 de 2009 o los 147.000 de 2008. En cuatro años la economía sevillana ha destruido, en lo que se refiere al paro registrado, más de 100.000 empleos. 68 al día.

Si el foco lo situamos más cercano en el tiempo, se observa que la sangría afecta ahora, prácticamente en exclusiva, al sector servicios. El motor principal de la economía de la provincia pierde empleo a pasos de gigante: en septiembre pasaron a engrosar la larga lista de parados 4.836 personas, que, sumadas a los 4.442 de agosto dan 9.278 personas.

El resto de sectores, sin embargo, registra un relativo buen comportamiento. En la construcción baja el paro en 1.858 personas, lo que puede ser atribuible a que ya ha tocado suelo o a que hay un trasvase de personas que han trabajado o trabajan en esta actividad a otros sectores ante el parón inmobiliario. La agricultura, pese a la sequía, reduce el desempleo en 316 personas, pero lo hace menos que el año pasado (-530). El aumento de la afiliación de los trabajadores agrarios (casi 3.000 personas más) hace indicar que la campaña de la aceituna no será tan mala como en un principio se esperaba, quizás favorecida por las lluvias de los últimos días. El sector industrial, con altibajos, ha reducido el empleo en 970 personas desde el mes de febrero, lo que indica que en este caso sí hay una evolución positiva sostenida. En el último mes el paro se ha rebajado en 420 personas.

La afiliación a la Seguridad Social, que marca el nivel de ocupación en la ciudad, sigue hundida, en niveles que no se conocían desde hace una década. Aun así, repunta algo y en septiembre se registraron 658.971 cotizantes, 4.000 más que en agosto. Hace año y medio se superaba con facilidad la barrera de los 700.000.

Tampoco la contratación evoluciona bien, aunque el mes pasado se registraran el doble de contratos que en agosto. Con respecto al mismo mes del año anterior, bajan: 12.405 menos (-14,49%), y no se libran ni los indefinidos (-18,21%) ni los temporales (-14,35%).

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios