Los sindicatos acusan al Gobierno de utilizar a los funcionarios para hacer electoralismo

Comisiones Obreras y UGT se felicitaron ayer de la devolución a los funcionarios de casi el 50% de la paga extra de Navidad que aún quedaba pendiente, tras haberse suprimido en 2012 por la crisis económica, pero al mismo tiempo acusaron al Gobierno de haber iniciado la campaña electoral con esta medida, comunicada a los sindicatos telefónicamente.

En un comunicado, CCOO criticó "duramente" la forma de proceder del Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas, y le acusó de "pisotear" la negociación colectiva a la que tienen derecho los empleados públicos. "Y además, decreta el inicio de la campaña electoral, aunque tenemos serias dudas de que alguien les vaya a dar su voto porque les devuelven lo que les había quitado", subraya.

Por su parte, desde la Federación de Servicios Públicos (FSP) de UGT se pidió al Gobierno en funciones que deje de alimentar "rumores" y convoque de una vez la Mesa de Negociación de la Administración General del Estado para anunciar "oficialmente" el pago del resto de la paga extraordinaria de 2012 aún por devolver. "UGT denuncia que, nuevamente, el Gobierno del Partido Popular instrumentaliza a los empleados públicos: sus nóminas y sus derechos, para sacar un mayor rédito electoral", subrayó en un comunicado, en el que lamenta que aún no se conozcan los detalles concretos de la medida. La nota fue lanzada antes de que el Gobierno anunciara el pago para los meses de abril o mayo.

El sindicato reprochó que el Gobierno del Partido Popular suprimió la paga extra de diciembre 2012, aunque se comprometió en 2015 a devolver el resto, pero aún no ha dado una orden definitiva y "alimenta rumores intencionados ante la inminente convocatoria de elecciones generales".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios