Los transportistas suspenden la huelga tras un intento fallido de cercar Madrid

  • Las tres patronales que no firmaron el acuerdo con el Gobierno subrayan que el cese del paro será temporal y anuncian una manifestación para mañana · La Guardia Civil evita que los camioneros lleguen a la capital

Las tres patronales del transporte que hasta ahora se habían negado a suscribir un acuerdo con el Gobierno, Fenadismer, Antid y Cofedetrans, anunciaron ayer la suspensión "temporal" del paro que el sector mantenía desde el pasado 9 de junio, así como la organización de una manifestación en Madrid para mañana. Según el presidente de la primera de esas asociaciones, Julio Villaescusa, "la crisis no se ha cerrado", pero se ha decidido por "unanimidad" aplazar la huelga para "no ocasionar más perjuicios a la ya maltrecha economía del sector". Esto no significa que los transportistas a los que representan las tres organizaciones vayan a cesar en la convocatoria de movilizaciones. De hecho, la "gran manifestación" prevista para mañana irá acompañada de otras actuaciones de protesta, que trascenderán en los próximos días.

Fenadismer, Antid y Confedetrans acusaron ayer al Ejecutivo de actuar de forma "irresponsable", al intentar "cerrar en falso" la crisis que atraviesa el sector, y que se ha visto acentuada por el encarecimiento de los carburantes, una circunstancia que, de acuerdo con sus cálculos, ha supuesto para los camioneros un sobrecoste de 2.713 millones de euros en el último año. En este sentido, criticaron que el Gobierno haya querido "criminalizar" a los transportistas, un colectivo que integra a 300.000 profesionales.

La suspensión de la huelga fue valorada con "mucha satisfacción" por parte de la vicepresidenta del Ejecutivo, María Teresa Fernández de la Vega, quien confió en que todas las asociaciones se sumen definitivamente al acuerdo alcanzado el pasado miércoles con la mayor parte del sector. De la Vega insistió en que el "ejercicio de unos derechos no puede nunca vulnerar la libertad de la ciudadanía", y que el Gobierno se encargará de cuidar de ello.

La decisión de Fenadismer, Antid y Confedetrans deja como única convocante del paro en carretera a la Plataforma para la Defensa del Transporte -a la que la Administración no ha reconocido como interlocutora del sector-, que ayer movilizó a cientos de camiones con el llamamiento de concentrarse ante la sede del Ministerio de Fomento y forzar a la ministra Magdalena Álvarez a recibirlos. Sin embargo, la intervención de la Guardia Civil impidió que los transportistas llegaran a la capital, lo que fue calificado por la Plataforma como un "secuestro" -los transportistas que se hicieron eco del llamamiento fueron detenidos en los arcenes de las principales vías de acceso a Madrid-. Entre las zonas en las que se registraron problemas de circulación estuvieron la Nacional VI, a su paso por la localidad zamorana de Benavente; la Nacional II, a la altura del límite entre las provincias de Guadalajara y Madrid; la Nacional I, en la zona madrileña de La Cabrera, y la Nacional 401, entre Toledo y Madrid, en la población de Illescas.

Mientras tanto, la normalidad retornaba ayer a los mercados y las estaciones de servicios que salpican el territorio nacional, después de más de una semana de paro, en la que el desabastecimiento se ha dejado notar en las estanterías y los ingresos de los establecimientos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios