Rivera pide a Puigdemont que abandone el separatismo

  • Un hombre interrumpe el mitin de C's en Barcelona con gritos a favor de la independencia

El líder de Ciudadanos, Albert Rivera, señaló ayer que votar a Mariano Rajoy es tirar el voto "a la basura", durante un acto accidentado al entrar en el mismo un joven de la CUP con proclamas independentistas y lanzando octavillas, interrumpiendo la intervención del primero hasta que fue expulsado. Rivera, en la plaza Mayor del barrio popular de Nou Barris, emblemático para Ciudadanos por ser el distrito donde ganaron en las elecciones autonómicas de 2015, situó a su partido como el voto "útil" capaz de dialogar y llegar a acuerdos. En cambio, recalcó, que los candidatos del PP, Mariano Rajoy, y de Podemos, Pablo Iglesias, sólo piensan en las sillas y no aportan soluciones reales a los problemas del país, por lo que, a su juicio, votarles a ellos "no sirve para nada".

Y a diferencia de Rajoy e Iglesias, Rivera prometió que él nunca será un problema para España por una cuestión de "sillones", e hizo una triple propuesta a los candidatos de PP, PSOE y Podemos: a Rajoy, que no se aferre a la silla, a Sánchez que "no vaya con el no por delante" y a Iglesias que abandone su "intransigencia".

Reivindicando su catalanidad, Rivera volvió a atacar con dureza al PP y a Podemos durante su intervención, pero también arremetió contra el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, a quien pidió que abandone la vía separatista por ser "una vía muerta", que genera división y enfrentamiento. Le pidió además que se someta cuanto antes a la cuestión de confianza y no espere a septiembre, como anunció Puigdemont después de que la CUP le negara el apoyo para sacar adelante los Presupuestos de la Generalitat.

Criticas vertió también contra la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, por su gestión de los altercados con los okupas en el barrio de Gracia o con su polémica decisión de prohibir terrazas. Rivera, arropado por unos 400 militantes y simpatizantes, dijo que Ciudadanos ha dejado de ser un proyecto para ser una opción de Gobierno y advirtió que no votar el 26J no es una opción porque la política -subrayó- "si no la haces, la hacen por ti".

Nada más empezar su discurso, se coló en el recinto un joven gritando en catalán "independencia socialismo", con el puño en alto y tirando octavillas de la agrupación Arran de la CUP, sobre el que se abalanzó, golpeándole, un señor mayor indignado con la actitud del chico.

Rivera afirmó que el intento de boicoteo demuestra que Cataluña "no puede estar en manos" de partidos que ni siquiera respetan principios tan democráticos como la libertad de expresión. Una vez finalizado el incidente, retomó la palabra con normalidad recordando que su padre, sentado en la primera fila, cumplía años. Y quiso tener este gesto, explicó después, porque sus padres "han aguantado muchos escraches en su negocio" a causa de la actividad política de Rivera.

Es el segundo incidente del líder de Ciudadanos en los dos días que lleva la campaña después de que el viernes, mientras paseaba por el centro de Albacete, alguien le lanzara un huevo. Rivera recordó además que a él le han amenazado de muerte y que Ciudadanos ha crecido en este ambiente de "escraches".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios