Albert rivera. Candidato de Ciudadanos a la Presidencia del Gobierno

"Descartamos a Podemos y sólo dialogaremos con el PP sin Rajoy"

  • El líder del partido naranja está convencido de que Rajoy "necesita el miedo a Podemos para movilizar su voto". "También me preocupa que Pedro Sánchez pueda pactar con Pablo Iglesias".

Comentarios 27

Albert Rivera consiguió en el debate entre los cuatro candidatos a la Presidencia romper el duopolio previsto entre Mariano Rajoy y Pablo Iglesias. La exclusión que ha hecho de Mariano Rajoy ha sido un segundo hito de la campaña, con unos sondeos que lo dejan en la misma posición, aún le queda una semana para mejorar los resultados, aunque como él mismo vaticinó en el Congreso, lo peor vendrá después, porque unas terceras elecciones no aseguran, ni aseguraban, un resultado más claro. Rivera acaba de dar un mitin en Sevilla, y para a comer un poco en la estación de Santa Justa. Le espera el AVE.

-Hace sólo seis meses me decía que no iba a hacerle unas elecciones primarias al PP. Hoy, sin embargo, anuncia de un modo muy claro que Ciudadanos no apoyará ni por activa ni por pasiva, mediante una abstención, un Gobierno del PP si está presidido por Mariano Rajoy. ¿Por qué ha cambiado de parecer?

-Para gobernar España en estos momentos hay que tener las manos libres y limpias, para poder regenerar el país, porque sin regeneración, no habrá un Gobierno estable. Un Gobierno presidido por Rajoy, en minoría, sin el apoyo desde dentro de Ciudadanos ni del PSOE y con el populismo creciendo, no dura más de un año. Sin embargo, la alternativa es un Gobierno de regeneración que ilusiona a mucha gente. Y con un poquito de piel para que entienda que la clase media se ha quedado tirada.

-¿Qué quiere decir con la piel?

-Escuché a Rajoy el otro día en el debate a cuatro y nos describía como robots, no como personas. Todo parece que lo soluciona con un crecimiento del 2% o el 3% del PIB; vale, pero después hay personas.

-¿Ha hablado con alguien del PP sobre esta negativa suya a Rajoy?

-No, ellos lo saben, pero vuelvo a decir lo de entonces, no hago unas primarias al PP.

-Pero es lo mismo...

-No, el PP puede pactar con el PSOE, es más, lo puede intentar, pero para sentarse con Ciudadanos la regeneración es una premisa. Pero no es obligatorio para el PP. Puede pactar o apoyarse en los socialistas. Pero si pacta con el PSOE con Rajoy al frente, Ciudadanos estará en la oposición.

-Pero me causa sorpresa que este tipo de asuntos que en el fondo son muy graves no se hablen entre partidos, y más cuando ya venimos de un fracaso parlamentario.

-Claro que sí, pero tenga en cuenta que Mariano Rajoy no quiere que sumemos, porque si lo hacemos, habrá cambio. Yo creo que deben estar hablando con el PSOE. Es que si no es así, el PP sabe que no tiene la mayoría.

-Su compañero Juan Carlos Girauta también ha descartado a Soraya Sáenz de Santamaría y a Cospedal como presidentas de un futuro Gobierno.

-No es así, le apretaron en una entrevista, estas quinielas no las hacemos nosotros. Eso sería una decisión del PP.

-¿Y Ciudadanos apoyaría por abstención o voto afirmativo un Gobierno donde esté Podemos? Y no me refiero sólo a que tenga la Presidencia.

-Nunca.

-O un Gobierno que también sea apoyado por Podemos.

-No. Con el PP o con el PSOE, aunque son viejos partidos que deben cambiar, sí compartimos la Constitución española, la igualdad de los españoles, una economía de mercado, una idea de Europa y una sociedad del bienestar. El problema con Podemos es que plantea una enmienda a la totalidad a nuestro sistema constitucional, y nosotros viniendo de donde venimos, y yo vengo de Barcelona, evidentemente no estoy dispuesto a que uno de los objetivos del Gobierno de España sea liquidar el país. No es planteable.

-Pero en estos cinco meses estuvo a punto de apoyar un Gobierno con Podemos.

-No, intentamos que Podemos se abstuviera para formar un Gobierno de nosotros con el PSOE, nunca con ellos.

-Es decir, que descartan tanto a Rajoy como a Podemos.

-Descartamos a Podemos y dialogaremos con el PP si quiere regeneración. Los millones de votantes de Ciudadanos piden cambio, y no los vamos a defraudar.

-En el debate de los cuatro candidatos, usted rompió la polarización que se preveía entre Mariano Rajoy y Pablo Iglesias, logró meter una cuña. Pero usted es de los que sostiene que el PP ha animado esta confrontación de polos con cierto apoyo a Podemos.

-Es evidente que Rajoy necesita el miedo a Podemos para movilizar su voto, no le basta con sus propuestas. Le viene bien un Podemos fuerte, otra cosa es que esto sea un verdadero desastre para el país.

-Usted ha llegado a ver esa alianza soterrada en el camino que hicieron juntos, en coche, Irene Montero y José Luis Ayllón la noche del debate en televisión.

-Es algo simbólico, no general, pero bueno... Es que el PP dedica más tiempo en pegarle a Ciudadanos que al populismo, y esto no lo comprende el votante del PP. Ayer me dijeron en Cataluña que parecíamos de las CUP. ¡Pero bueno! Si las CUP son las que nos revientan los actos, si somos nosotros los que también hemos dado voz y dignidad a votantes del PP en Cataluña que se han quedado desamparados. El viernes pasado pusimos una pantalla en un mitin en pleno centro de Barcelona para ver a la selección en la Eurocopa, que como sabe ha sido prohibido por la alcaldesa Ada Colau. Ciudadanos no es el enemigo de España, por eso veo cosas muy raras.

-Eso es el cómo se puede formar un Gobierno, pero vamos al por qué. ¿Qué aporta Ciudadanos a ese Gobierno?

-Tenemos tres objetivos. El primero es recuperar a la clase media trabajadora española, que ha sido golpeada por la crisis. Se han caído del barco, han sido expulsados del sistema, y por eso queremos realizar una mejora de España mediante apoyo a los autónomos, mayor empleo, inversión en educación y en I+D. El segundo pilar es la regeneración de España, porque si no lo hacemos, ganará la antipolítica, que es lo que está sucediendo en Estados Unidos con Trump o en el Reino Unido. Y, finalmente, también tenemos una crisis de valores civiles, de igualdad, de unión. El reto secesionista sigue ahí.

-Sigue con la voluntad de acabar con el régimen fiscal especial del País Vasco y Navarra.

-Sí, pero eso, su final, viene con la Unión Europea. Si el PP y el PSOE lo quieren mantener, no habrá cambio constitucional y seguirá así.

-¿Y la supresión de las diputaciones?

-Sí, seis de cada 10 euros de las diputaciones se pierden por el camino por consumo propio o cargos políticos. Calculamos unos 5.000 millones de euros de ahorro en esta legislatura. El ejemplo es el de Asturias o Madrid, son comunidades uniprovinciales, donde el Gobierno autónomo ayuda directamente a los municipios sin necesidad de este intermediario. Allí hay municipios pequeños y se apoyan en la Consejería competente.

-Del acuerdo con el PSOE fue esto lo que más le dolió a los dirigentes territoriales socialistas.

-Para la vieja política, las diputaciones son la red del clientelismo político. Pero es sorprendente que, con medidas tan novedosas como el cambio de la ley electoral o el aforamiento, sean lo de las diputaciones lo que más les duela. Es como su muela del juicio. Y, de hecho, el PP, allá donde va, nos sigue criticando por ello.

-Conseguida la rebaja del impuesto de Sucesiones en Andalucía, casi se cumplen las condiciones propuestas por Ciudadanos para apoyar a Susana Díaz en su investidura. -¿No se plantea de entrar en el Gobierno?

-No, es que creo que todo esto se ha puesto en marcha porque hemos permanecido en la oposición. La comisión de investigación de los cursos o la rebaja del IRPF o del impuesto de Sucesiones hubiese sido más difícil, si no imposible, con nosotros en el Gobierno. La prueba es que IU no consiguió nada o casi nada. Yo estoy muy orgulloso de haber conseguido logros históricos en Andalucía en sólo un año. Y aún quedan logros, como la nueva ley electoral y una reforma en el Estatuto para eliminar los aforamientos. Esto debe ocurrir en esta legislatura.

-¿Y usted? ¿Entraría en el Gobierno de España?

-La situación de España es excepcional, en Andalucía el Gobierno andaluz está a ocho escaños de la mayoría absoluta, el partido más votado en el país se puede quedar a 45 ó a 50 escaños. Y, segundo, se han repetido las elecciones. Podríamos estar dentro del Gobierno, pero no es nuestra prioridad.

-¿Y usted de vicepresidente?

-De sillones no vamos a hablar, eso para Pablo Iglesias.

-Usted conoce mejor a Pedro Sánchez después de estos meses. ¿Sabe si haría presidente a Pablo Iglesias? Se lo pregunta todo el país.

-Sé que hay inquietud interna, aunque la mayoría de sus votantes no lo desean, no quieren que Podemos presida el Gobierno. Sinceramente, también me preocupa, no tengo la certeza, pero la suma es posible. Aritméticamente, podría dar para un Gobierno, por eso me preocupa. Antes de ir a votar, los españoles deben saber si Pedro Sánchez pactará con Podemos.

-¿Lo cree posible, entonces?

-Es que lo han hecho en Madrid con Carmena, en Barcelona con Colau. De hecho, Andalucía es la excepción. Baleares, Madrid, Aragón, Barcelona son ejemplos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios