Diario de un candidato: Ya suena la música

SÉ que la sintonía que ponemos en los mítines es antigua y que ya sonaba en los tiempos en que Felipe y Aznar se atizaban de lo lindo, pero es pegadiza, oye. Ese toque discotequero me pone las pilas. Se lo he dicho a Conchi, que no se haga ilusiones con lo de irnos a vivir a Madrid, que el cuarto de la lista no se come un colín la mayor parte de las veces, aunque siempre puede caer la breva o que alguno de los primeros se retire antes de que termine la legislatura. La encuesta del CIS ha puesto nervioso al jefe, por lo que me han dicho, porque conmigo hace tiempo que no habla ni él ni ninguno del cenáculo. Bueno, salvo para recogerles a pie de coche e ir a la plaza de abastos, como pasó hace dos días. Una hora tarde y ni se disculparon ante los periodistas, que luego el que los tiene que aguantar es servidor. Si, al menos, los joíos del Grupo Joly me dieran algún día las palmas en su contraportada... Tengo que invitarlos a comer un día de estos".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios