Digos y Diegos de la política municipal

  • Podemos y PP intercambian sus papeles en la resaca electoral respecto a diciembre El alcalde no ve ahora que los datos sean extrapolables, al contrario que Romaní

Comentarios 11

Donde dije Digo, digo Diego. El refrán español se aplicó ayer a la perfección en los dos partidos que más votos están recibiendo en la ciudad en las últimas convocatorias electorales. El lunes 21 de diciembre, día después de las elecciones generales, el escenario en Cádiz fue el siguiente: un alcalde exultante convocaba una rueda de prensa para afirmar que los gaditanos habían "apoyado de forma importante a este Ayuntamiento" con su voto en las elecciones generales. 20.970 votos, que sumaban el 29%, razonaban estas declaraciones. Ese mismo día, desde el PP sólo acertaban a decir que los datos de las generales no eran extrapolables a la política municipal. "El gaditano sabe distinguir perfectamente qué está votando en cada momento", decía entonces un Ignacio Romaní que criticaba al alcalde por "haber intentado interpretar un buen resultado de las generales como un refrendo a su gestión en lo local".

Seis meses después, la tortilla dio la vuelta. Ayer era el Partido Popular quien convocaba una rueda de prensa de Romaní mientras que José María González rechazaba la extrapolación de los datos cosechados en la ciudad el domingo.

El primero en hacer valoraciones fue el alcalde de la ciudad, positivo ante los resultados de su partido y satisfecho también con los datos locales. "Los resultados nos consagran como la segunda fuerza política de Cádiz. Somos la fuerza hegemónica de la izquierda en Cádiz", afirmó González, que achaca el nulo impacto de su fusión con Izquierda Unida al "mandato" de los votantes: "mientras la izquierda se pelea y baja al barro, la derecha gana; mientras Susana Díaz centra la campaña en atacar a Podemos, la derecha escala posiciones", dijo José María González, que ve en esa pelea del PSOE con Podemos la clave de los buenos resultados de los populares, tanto en la ciudad como en la provincia, en Andalucía y en el país en general.

Pero tras hacer la valoración, y frente a lo que dijo en diciembre, González aseguró ayer que el resultado electoral "no es extrapolable" a la gestión de Podemos al frente del Ayuntamiento.

Y dicho esto, González volvió a tender la mano al PSOE -como ha ocurrido periódicamente desde que los gaditanos votaron el 24 de mayo de 2015- para unirse políticamente. "Es importante que las fuerzas progresistas de este país y de esta ciudad se unan", dijo.

Acto seguido tomó la palabra el portavoz popular, Ignacio Romaní, acompañado del concejal Juan José Ortiz. Y al contrario de o dicho anteriormente por González, y de lo defendido por el propio PP en diciembre, ahora sí se hizo un paralelismo entre el resultado del domingo y la gestión municipal. "Los gaditanos ya han castigado el año del desengaño del gobierno de Podemos. Se ha demostrado la campaña de mentiras que hizo Podemos para llegar al Ayuntamiento", dijo Romaní, que mostró su preocupación porque los gaditanos "piden gestión, futuro, que se atiendan las necesidades y que se dejen de sectarismos". Y frente a eso, el PP ve un equipo de gobierno en "decadencia" que lleva a la ciudad "a la deriva". "La campaña era echar a Teófila en Cádiz y a Rajoy en España, y eso ha sido castigado por los votantes", reafirmando el resultado -a juicio de Romaní- que "Teófila y su fuerza está más vigente que nunca".

Si la lectura del alcalde es que los votantes dijeron el domingo que el PSOE deje la lucha con Podemos, para Romaní lo que los votantes quisieron decir es "dejarse de banderitas y de cuadros y pónganse a trabajar y a aunar esfuerzos", pidiendo una reflexión al equipo de gobierno sobre los datos de las urnas; "y al PSOE, que es quien ha llevado a la ciudad a esta situación", concluyó Romaní.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios