González descarta a Podemos

  • El ex presidente rechaza una coalición con Iglesias por querer "trocear" a España. "Referéndums, los justos", afirma Rajoy en alusión al resultado del 'Brexit'. PP y PSOE recuerdan la postura antieuro de IU para agitar el voto del miedo.

Comentarios 2

Felipe González habla y el PSOE escucha, máxime cuando es su primer y único mitin en toda la campaña, y se celebra a menos de 48 horas de la apertura de los colegios electorales. El PSOE no puede aliarse con "populistas rupturistas de pseudoizquierda que rompen la solidaridad de los españoles" y pretenden "trocear" el país con el referéndum catalán. En ningún momento citó directamente a Podemos, pero su mensaje quedó claro a todos los presentes, incluido el secretario general y candidato del PSOE, Pedro Sánchez, que compartió tribuna con el ex presidente del Gobierno en el acto celebrado en la Plaza Mayor del distrito madrileño de Villaverde. Iglesias no puede ser socio de gobierno de un partido como el PSOE, que "tiene un proyecto para España, con igualdad de derechos para todos, aceptando la diversidad". Al mismo tiempo, insistió en que el PSOE "nunca ha sido bisagra de nadie, ni muleta de nadie, porque las muletas ya se las ponen unos a otros".

El ex presidente del Gobierno criticó al líder de Podemos por decir que "quiere gobernar España" y, al mismo tiempo, "poner en riesgo la supervivencia" del país abogando por una consulta sobre la independencia de Cataluña. De hecho, lo equiparó al primer ministro británico, David Cameron, al permitir la celebración del referéndum sobre la permanencia o no de Reino Unido en la UE. En su arenga, el ex líder del PSOE ha remarcado que "no quiere que España se divida" y le ocurra como al Reino Unido, que "se está fracturando irreversiblemente y que es mucho más débil que ayer" tras el triunfo en el referéndum de los partidarios de salir de la UE.

La arenga de González no tardó en encontrar la réplica de Pablo Iglesias, que le recordó que los socialistas ya son "socios" de Podemos, a los que permitieron su entrada en los gobiernos municipales de, entre otras, Madrid, Barcelona y Cádiz. "Los nervios y la desesperación no son buenos consejeros", aseguró.

El Brexit marcó el final de la campaña. Toda una paradoja, porque los candidatos apenas han aludido a la política internacional en estos días, más allá de las consabidas referencias a Venezuela. Mariano Rajoy y Pedro Sánchez aprovecharon la oportunidad para azuzar el voto del miedo contra Podemos y Pablo Iglesias. Pedro Sánchez puso en relación el referéndum en el Reino Unido con el que Pablo Iglesias defiende que se debe hacer en Cataluña. "Ya estamos viendo lo que producen los referendos: trasladan a la ciudadanía soluciones que deben resolver los partidos. La política, como la vida, no es un todo o nada", dijo Sánchez. "Tenemos que hacer una reflexión sobre la irresponsabilidad de algunos de trasladar soluciones binarias, de sí o no, a problemas complejos".

También el candidato de Ciudadanos, Albert Rivera, apuntó a las urnas. "Me preocupa que en España nos quedemos bloqueados en el miedo y el inmovilismo, que no hagamos nada, que es lo que promueve el PP, porque eso da alas al populismo", manifestó.

Rajoy fue uno de los primeros líderes europeos en reaccionar al terremoto político que sacude Bruselas y se presentó en clave electoral como el garante del compromiso de España con la UE. "Los españoles tenemos una importantísima cita con las urnas el próximo domingo", manifestó. "Cualquiera que sea el resultado, creo que representaré el sentir de la inmensa mayoría de los españoles defendiendo el compromiso de España con el proceso de integración europea, la importancia de la estabilidad e integridad de la zona euro, la continuación del proceso de reforma de nuestra unión económica y monetaria, así como una mayor integración económica y política", añadió Rajoy, que insistió posteriormente en un acto electoral en que "referéndums, los justos". Además, a lo largo del día varios miembros del PP rescataron además la propuesta de la salida de la UE y del euro que en el pasado hizo Izquierda Unida, el partido con el que se alió Podemos en estas elecciones. Pablo Iglesias, sin embargo, aseguró que el líder de esa formación, Alberto Garzón, comparte su posición europeísta. "Alberto y yo entendemos el euro como marco ineludible", manifestó.

La dirección del PSOE está convencida de que no habrá sorpasso y de que los socialistas serán la primera fuerza de la izquierda tanto en escaños como en votos. "La gente en la calle transmite algo que no está en las encuestas", concluyen fuentes de Ferraz recogidas por Efe. La duda de los socialistas es qué efecto pueda tener tanto el caso del ministro del Interior en funciones, Jorge Fernández Díaz, por sus conversaciones con el director de la Agencia Antifraude de Cataluña como la salida del Reino Unido de la UE.

"No hay precedentes para saber cómo puede afectar el brexit. Quizá puede generar miedo en la gente, por lo que sería malo para los partidos nuevos y mejor para los tradicionales", analizan en el Comité Federal socialista.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios