Iglesias reclama unidad para mitigar las desavenencias en Podemos

  • Bescansa liderará una investigación para detectar los errores, pero algunos ya ven la confluencia con IU como un fallo clave

Comentarios 15

No hay tanta diferencia entre el deporte y la política. Cuando los resultados no son los esperados, las voces críticas afloran en las canchas y las sedes de los partidos. Por eso ayer Pablo Iglesias tuvo que entonar un prietas las filas para pedir calma y responsabilidad a sus compañeros y que no comiencen a señalar "en caliente" a los culpables de que la suma de Podemos e Izquierda Unida no cumpliese con las expectativas en la noche electoral.

El 9 de julio se conocerán los resultados de la investigación que ayer anunció el secretario de Organización, Pablo Echenique, sobre las causas del relativo fracaso de Unidos Podemos. Carolina Bescansa, secretaria de Análisis Político y Social de la formación morada, será quien se encargue de dirigir de un estudio demoscópico que servirá para analizar unos errores "sin ninguna prisa", aseguró Echenique.

Podemos quiere ser concienzudo antes de señalar los factores que han causado "desafecto" y que los llevó a perder un millón de votos en seis meses. Por eso la intención de la formación morada no es sólo analizar la campaña electoral o su alianza con IU, sino que tratará también de averiguar qué posibles fallos cometieron en la pasada legislatura.

Todos dicen están de acuerdo en que se impone la autocrítica "calmada" y "sin acritud", pero lo que trasciende de momento son diferencias internas orientadas a la campaña electoral o al desacuerdo con la confluencia con IU.

El cofundador de Podemos Juan Carlos Monedero fue el primero en señalar los errores de la campaña que dirigió Íñigo Errejón, y que a su juicio abandonó "la calle". Las palabras de Monedero fueron mal encajadas en el sector del número dos de la formación, desde el que apuntaban que esa unión con IU había resultado ser "un lastre". En un sentido parecido se pronunció la vicepresidenta valenciana, Mónica Oltra, de Compromís, quien reconocía que esa alianza con IU no funcionó en el resto del Estado igual que en Valencia.

"Lo mismo que vale para Juan Carlos vale para Mónica y para el resto", dijo Iglesias al advertir de que "si alguien pensaba que la alianza de Podemos e IU no iba a funcionar, eso hay que decirlo cuando hay que decirlo y en los órganos" de Podemos y en un contexto en el que casi el 98% de las bases apoyaron el acuerdo. "Cuando las cosas van mal es muy sencillo", "no es serio que alguno intente arrimar el ascua a su sardina a toro pasado", aseguró tras insistir en que "los análisis en caliente y sin datos científicos que los respalden no son convenientes" y sirven para dar artillería al adversario político.

Respecto las futuras negociaciones, fue ayer el sector anticapitalista del partido morado quien se posicionó primero. En un comunicado, el ala más izquierdista de Podemos aseguró que ninguna de las combinaciones posibles de Gobierno es la suya y les toca, por tanto, estar en la oposición.

Anticapitalistas, sector al que pertenecen Miguel Urbán o Teresa Rodríguez, coincide con la dirección de Podemos en que el resultado electoral no fue el esperado por quienes querían un cambio político, ya que el PP ha ganado y, aunque PSOE y C's pierden votos y escaños, "resisten lo suficiente como para permitir que la gobernabilidad del régimen esté garantizada, al menos en el corto plazo".

Por eso, creen que a Podemos ahora le toca invertir la dinámica de movilización surgida del 15-M que le ha permitido confrontar con las élites en el plano electoral, y abrir "un proceso de construcción popular por abajo a medio plazo" que les permita fortalecerse, incidir en las próxima legislatura y prepararse "para las próximas batallas".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios