Al PP le faltaron 9.000 votos para arrebatarle un escaño al PSOE

  • Unidos Podemos y C's se quedaron al final muy lejos de ganar algún diputado más en la provincia de Cádiz

El reparto de los nueve escaños en el Congreso correspondientes a la provincia de Cádiz se mantuvo inalterable a lo largo de toda la noche electoral del domingo: tres para el PP, tres para el PSOE, dos para Unidos Podemos y uno para Ciudadanos, que fue precisamente la misma distribución vivida hace seis meses. A diferencia de lo vivido el pasado 20 de diciembre, en este segundo escrutinio no hubo baile ninguno en el reparto de diputados. Pero es que, analizando esa distribución una vez que el escrutinio se completó al cien por cien, se comprueba que ninguno de los nueve diputados electos vio peligrar su escaño, ya que todos los partidos se quedaron bastante lejos de poder aumentar su representación en la Cámara Baja.

En concreto, quien más cerca se quedó de ganar un diputado fue el PP, aunque a esta formación política le faltaron casi 9.000 votos para poder colocar en el Congreso al número cuatro de su candidatura (el chiclanero Andrés Núñez) en detrimento del tercer diputado del PSOE, el magistrado Juan Carlos Campo. Éste se convirtió en el último diputado socialista en amarrar su escaño, cuando en diciembre esa angustia la vivió Alfonso Candón, el número tres del PP.

Curiosamente, tanto Ciudadanos como Unidos Podemos se quedaron en esta ocasión casi a la misma distancia -nada menos de 15.000 votos- de acercarse a su sueño de aumentar su representación gaditana en el Congreso de los Diputados. En diciembre el que se quedó a las puertas de arrebatarle un escaño al PP fue precisamente Ciudadanos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios