El PP recupera la provincia y el PSOE resiste a Unidos Podemos en la capital

  • Los populares arrasan y se consolidan como la preferencia de los cordobeses, mientras que Unidos Podemos no logra capitalizar el pacto y los socialistas siguen como referencia de la izquierda.

EL PP es el gran triunfador, el PSOE y Ciudadanos salvan los papeles y Unidos Podemos (UP) es el gran perdedor. Ese podría ser un primer análisis de los resultados electorales en Córdoba, ya que los populares han recuperado la provincia -lo que les ha devuelto los tres senadores- y saca tres puntos a los socialistas, mientras que el PSOE se mantiene segundo y esquiva el sorpasso, que no se ha producido ni siquiera en la capital, donde el desgaste de la alcaldesa, Isabel Ambrosio, y la tradición de izquierdas de Córdoba hacia presagiar ese adelanto. Unidos Podemos, por tanto, se queda con unos resultados más que discretos debido, según una primera lectura de los números, a que el votante histórico de IU no ha visto con buenos ojos la coalición con la formación de Pablo Iglesias. Y es que IU en Córdoba es mucha IU y, pese a las sensaciones que ha habido en la campaña, la realidad es que el votante no ha respaldado como se esperaba ese pacto, al igual que ha pasado en el resto de España. Con todo, la representación en el Congreso de los Diputados por parte de la provincia de Córdoba se queda igual a la que resultó el 20 de diciembre, con dos parlamentarios para el PP, otros dos para el PSOE, uno para Unidos Podemos y otro para Ciudadanos. Mucho se había hablado de que la coalición de izquierdas le arrebataría el escaño a la formación naranja, pero lo cierto es que no ha sido así, lo que no puede interpretarse de otra manera que no sea un fracaso para Unidos Podemos. Sí que hay cambios en el Senado, donde la victoria de los populares le devuelve la mayoría en la Cámara Alta con tres representantes, mientras que el PSOE se queda con uno.

De manera más detallada los datos son los siguientes. El PP ha obtenido en la provincia 153.421 votos, lo que supone un respaldo del 34,4%, cuatro puntos más que en los anteriores comicios de diciembre. Además de la capital -donde han arrasado- la victoria popular se ha sustentado en otros municipios de importancia en la provincia como Lucena, Pozoblanco, Cabra o Priego, entre otros. El PSOE se aleja con 138.988 papeletas, el 31,2%, a tres puntos de los populares y un punto menos que hace seis meses. Los feudos socialistas como Baena, Montoro o Palma del Río han resistido, pero no ha sido suficiente para recortar distancias. Para Unidos Podemos han ido 84.549 votos, unos 30.000 menos que los que consiguieron IU y la formación morada por separado en las elecciones del 20 de diciembre. No se ha entendido el pacto, porque de otra manera no se podría explicar este resultado. La coalición tenía muchas expectativas pero ni siquiera en la capital ha quedado por encima del PSOE. Es más, en este caso la suma de fuerzas ha sacado 11.000 votos menos que la que obtuvieron IU y Unidos Podemos en la capital. Para pensárselo. Por último, Ciudadanos ha mantenido resultados, que no es poco teniendo en cuenta lo que se avecinaba. El partido de Albert Rivera mantiene su acta de diputado y ha logrado 54.782 votos, apenas un millar menos que hace seis meses, aunque el porcentaje se ha recuperado en esta ocasión.

En el caso de Córdoba capital el PP prácticamente ha arrasado con casi el 40% de los sufragios y 71.843 votos. Los populares le han sacado 18 puntos de diferencia al PSOE, que ha obtenido 38.361 papeletas, apenas 100 más que la confluencia Unidos Podemos (que ha conseguido 38.254) por lo que se ha evitado el sorpasso por los pelos. Estos resultados evidencian que el PP sigue siendo el partido de referencia en la capital y allana el camino del renovado grupo municipal -con José María Bellido al frente- hacia las próximas elecciones municipales. Estos datos también demuestran que el cogobierno de IU y PSOE ha pasado factura a los partidos de izquierda. No obstante, los socialistas pueden estar satisfechos pues mantienen la segunda posición y se sitúan como líderes de la izquierda, lo que refuerza la posición de la alcaldesa, a pesar de que se ha cuestionado su gestión y su liderazgo dentro del cogobierno. Con el PSOE por delante de la coalición, además, se tambalean muchas estrategias que ya se habían puesto encima de la mesa, como la entrada de Ganemos en el gobierno municipal o, más bien, la posibilidad de que la confluencia que se ha dado a nivel nacional pudiera repetirse en la capital. Habrá que pensarse ahora muy bien las cosas.

Evidentemente, Ambrosio puede estar satisfecha con los resultados y ahora tendrá la última palabra suponiendo que Ganemos, finalmente, exprese su deseo de forma parte de la gestión municipal. Tampoco queda en muy buena posición el líder de IU y primer teniente de alcalde, Pedro García, quien era uno de los muchos que daba por hecho el sorpasso. García no ha sabido movilizar al electorado de la federación de izquierdas, muchos de los cuales se han quedado en casa. El no haber contado con un cabeza de lista de IU y haber aceptado la imposición de un dedazo por parte de Podemos ha sido determinante.

Con respecto al resto de formaciones, el Partido Animalista Contra el Maltrato Animal (Pacma) ha obtenido 4.210 papeletas y casi un 1% del respaldo de los votantes. Este partido crece de manera significativa con respecto a hace seis meses, cuando lograron 3.529 votos. Por su parte, UPyD sigue a la baja con 727 votos frente a los 2.069 que obtuvieron en diciembre de 2015.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios