El PP vuelve a ganar en la comarca

  • Los populares crecen en su feudo de Algeciras y se acercan a los socialistas en el resto de los municipios Debacle de Unidos Podemos, que logra menos votos en coalición que por separado

Comentarios 2

La victoria del PP en Cádiz tuvo su reflejo en el Campo de Gibraltar. Los populares lograron su segundo triunfo en unas elecciones generales, cimentado en su feudo algecireño y de la mano de la remontada popular nacional, que dejó al PP a escasos votos del PSOE en el resto de los municipios de la comarca: los de la gaviota cerraron el escrutinio con 3.850 votos más que en diciembre hasta alcanzar 38.346. Uno de los perdedores de la noche fue el PSOE, que se dejó en el camino 638 votos y se ha quedado a escasas papeletas de su peor resultado de la historia en unas elecciones al Congreso. Aunque peor fue la coyuntura de la coalición de Unidos Podemos, los más sorprendidos por una demoscopia cada vez menos fiable: al igual que en el resto del país logró menos apoyos que la suma de los obtenidos por sus dos principales formaciones hace seis meses. Ciudadanos, por su parte, sufre el avance del PP, que le arrebata papeletas y tres puntos de porcentaje de voto.

Ni las críticas por el retraso en la ejecución de la Algeciras-Bobadilla o por la falta del desdoble N-340 han podido contrarrestar la oleada de subida del PP, que suma cinco puntos de apoyo hasta lograr el 33,34%, mientras PSOE y Unidos Podemos se quedan en el 30,56% y el 17,25% respectivamente. Los populares crecen a costa de Ciudadanos en casi todos los municipios, recuperando parte de los votos que los de naranja le arrebataron en diciembre, y se benefician de la elevada abstención registrada en la comarca, que ha hecho mella especialmente en el electorado de Unidos Podemos, pero no en el suyo. La falta de participación fue un rasgo característico de la jornada electoral en el Campo de Gibraltar, con unos datos de abstención muy por encima de las medias andaluza y nacional, también de la provincial.

En Algeciras, el PP se hace con 1.538 nuevas papeletas que gana fundamentalmente a los de Rivera, hasta alcanzar un 36,03% del electorado. Todavía lejos del 43,88% que José Ignacio Landaluce obtuvo en las elecciones municipales, pero diez puntos por encima de la debacle de diciembre. En el lado contrario, el PSOE no consigue beneficiarse del mal resultado de Unidos Podemos y perdió 542 votos, una caída más a sumar a la registrada hace seis meses y al cataclismo de 2011, en el que se quedó con un 50% de sus apoyos.

Los de Iglesias y Garzón, por su parte, sufren un auténtico batacazo en la ciudad: la coalición logra 3.475 apoyos menos que los que habían obtenido Podemos e IU por separado en diciembre. Nadie aprovecha ese caudal; ese voto se va principalmente a la abstención, que crece 4,5 puntos en el municipio algecireño. Ciudadanos se mantiene por tanto en la tercera posición y el sorpasso ni siquiera se avista en Algeciras.

Los populares también reconquistaron Tarifa, perdida en las anteriores generales. Ni el debate en torno a la A-48 ni la condena contra su candidato en las municipales han logrado arrebatarla victoria a los populares, que suben su peso en el municipio en cinco puntos respecto al mes de diciembre mientras el resto de las grandes formaciones bajan, de nuevo de la mano de la abstención.

En el resto de los municipios es el PSOE quien vence en estos comicios, pero por un escaso margen. En La Línea obtiene su mejor resultado, al aumentar en 3,8 puntos su porcentaje de voto hasta el 32,98%, aunque eso no evita que el PP recorte algo de distancia respecto a 2015, consiguiendo un 31,42% del total. Los grandes perdedores son los coaligados de Unidos Podemos, que se dejan 1.500 votos en el camino que en este caso no se van a la abstención, sino que benefician tanto socialistas como a populares. Y frente a lo ocurrido en el resto de la comarca, en La Línea, convulsa por la reciente aprobación del brexit, la participación se mantiene prácticamente respecto a diciembre, aunque sigue siendo la más baja del Campo de Gibraltar.

En Los Barrios la oleada popular logra recortar cinco puntos al PSOE, captando votantes socialistas y ciudadanos. ¿El resultado? Una diferencia de sólo 160 votos en el recuento final, lejos de los casi 800 que los socialistas sacaban a los populares hace seis meses. De nuevo la participación cae cinco puntos respecto a diciembre, tragándose los 700 votos que la coalición de los podemitas se deja respecto a diciembre.

El PSOE pierde también en esta noche electoral parte del apoyo logrado en San Roque en 2015. El municipio gobernado por el vicesecretario general del PSOE, Juan Carlos Ruiz Boix, mantiene a los socialistas en cabeza, pero también aumenta su apoyo a los populares, que recortan seis puntos de distancia. 

En esta jornada marcada por la abstención en la comarca Jimena y Castellar fueron los municipios en los que participó un mayor porcentaje del electorado, aunque también en menor medida que en diciembre. En ambos municipios se repite la pauta: pierde votos el PSOE, los gana el PP y Unidos Podemos ni siquiera se acerca a la suma de Podemos e IU. 

El otro dato de la noche estaba en la Cámara Alta, en el recuento del Senado, menos agitado que hace seis meses, cuando en el último momento el PP se hizo con tres senadores a pesar de que fue el PSOE el que ganó las elecciones. En este caso, la situación estaba más clara y conforme avanzó el recuento los populares fueron consolidando sus tres escaños. El primero de ellos para el alcalde de Algeciras, José Ignacio Landaluce, que obtuvo sólo en su municipio casi el 10% de los votos recopilados en la noche de ayer: más de 190.000 en total, casi 20.000 más que hace seis meses (con los datos al cierre de esta edición). Los resultados confirmaron el tirón de Landaluce en su comarca, sacando más de 7.000 votos a María José de Alba, la segunda en el listado popular al Senado. Fue el más votado también en Tarifa, mientras que en el resto de los municipios el seleccionado en primer lugar fue Francisco González Cabaña.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios