El PSOE se reivindica como el antídoto perfecto

  • La presidenta de la Junta de Andalucía pasa por Córdoba pidiendo el apoyo "de aquellos votantes que se sientan huérfanos de Izquierda Unida"

S USANA Díaz volvió a recordar ayer en Córdoba, ante un millar de fieles y como viene haciendo su partido durante toda la campaña, que votar al PSOE para colocar a Pedro Sánchez en la Moncloa es el antídoto perfecto contra el miedo -una posible continuidad de Rajoy al frente del Gobierno, con más recortes- y el odio -el que, según los socialistas, practican Pablo Iglesias y los suyos contra ellos-. La presidenta de la Junta dejó claro que para combatir el miedo, el PSOE suele apelar, y ayer no iba a ser menos, al estado del bienestar heredado de aquellos años en los que Felipe González "consiguió" una sanidad pública y una escuela gratuita para todos los españoles. E insistió, a la caza del voto perdido, en que no sólo el apoyo en las urnas de quien se consideraba socialista en aquellos momentos le dio en 1982 la mayoría absoluta al PSOE. "A Felipe González lo votaron muchos que no eran socialistas, pero que creyeron en lo que podía hacer por ellos, metiendo a España en Europa y haciendo universal y gratuita la sanidad y abriendo las puertas de la educación para todos", apuntó. De hecho volvió a reivindicar, buscando el voto de los que piensan diferente políticamente, las figuras de Santiago Carrillo y de Adolfo Suárez, líderes de otras formaciones en la Transición, de los que recordó que sin ser socialistas contribuyeron trabajando unidos al progreso de este país.

Es más, a la hora de pedir el voto se hizo especial hincapié en el de aquellos que se sienten huérfanos de Izquierda Unida, "de aquellos que consideran que sus siglas han quedado escondidas tras la de Podemos" en esa coalición a la que el PSOE le tiene bastante respeto electoral con tintes de nerviosismo por eso del sorpasso.

También dejó claro que para combatir al odio, el PSOE suele apelar en esta campaña a los sentimientos y a que ellos tienen claro lo que son, "socialistas", y no "chaqueteros", como le llamó el secretario provincial del PSOE, Juan Pablo Durán, a coleta morada, apuntando que el líder de Podemos "se levanta comunista; otro día, marxista; otro, chavista; y otro, socialdemócrata". Eso sí, durante el mitin volvió a salir ese presunto matrimonio de conveniencia que tienen pactado Rajoy e Iglesias, algo que ha sonado también bastantes veces durante esta campaña de labios de dirigentes socialistas. Y también la culpabilidad a Pablo Iglesias de que Rajoy haya tenido seis meses más de prórroga en el Gobierno.

No obstante, la actualidad manda y Susana Díaz habló del odio de los de Podemos personificándolo en el candidato de la formación morada por Jaén Diego Cañamero. "Ha salido Cañamero diciendo que los socialistas lo que hacemos es matar a la gente. Lo que ha dicho Cañamero es una canallada de alguien que quiere volver al rencor y al odio. Quien vote a Podemos está votando a Cañamero y a esos comportamientos", dijo recordando a las víctimas socialistas de ETA.

Y como la actualidad manda, tampoco se olvidaron tanto la presidenta de la Junta como la alcaldesa de Córdoba, Isabel Ambrosio -que fue la persona que abrió el mitin- del affair que ha salido a la luz apenas cuatro días antes de celebrarse las elecciones y que coloca como presunto conspirador al ministro del Interior en funciones, Jorge Fernández Díaz. "No hay derecho a que el Ministerio del Interior en vez de proteger a la gente se esté utilizando igual que en un país totalitario para investigar a quien piensa de manera distinta", dijo Susana Díaz, para considerar "inaudito e insufrible" que Jorge Fernández Díaz no haya sido cesado, "después de escuchar toda España cómo hablaba con otro dirigente para utilizar los Cuerpos de Seguridad del Estado para hacerle daño al adversario político". La presidenta aprovechó el affair para comparar el actual Ministerio del Interior con el de la época José Luis Rodríguez Zapatero, una época en la que "se luchaba por la paz, por acabar con el terrorismo de ETA y ahora piensan en cómo sacar tajada haciendo daño e investigando a rivales políticos". También buscó el voto de los "votantes huerfanos de IU" Isabel Ambrosio, quien insistió en que "en Córdoba hay muchos socialistas de corazón y que ahora tienen una duda, pues hasta ahora antes colocaban a un presidente socialista y a un alcalde de IU, pero hoy dudan, porque ese proyecto histórico ha consumado un matrimonio de conveniencia con Podemos en el que no confían, ya que dudan de Pablo Iglesias, que un día es comunista y otro socialista".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios