Rajoy se coloca 14 escaños más cerca de seguir en la Moncloa

  • El PSOE se consuela con cinco escaños menos, pero resiste bien a Podemos. Ni rastro del 'sorpasso', Unidos Podemos pierde un millón de votos desde el 20-D. Con 137 diputados, el PP sumaría 175 actas con CC, PNV y Ciudadanos.

Comentarios 7

La noche del 26 de junio ha dejado una clara derrota, la de las empresas dedicadas a los sondeos, que habían pronosticado un cambio de liderazgo en la izquierda y la posibilidad que PSOE y Podemos sumasen una mayoría absoluta. Ni el sorpasso se ha producido ni la alianza con IU ha aportado un plus a las dos formaciones. No ha sido así, la noche ha dejado un claro vencedor a la derecha: Mariano Rajoy. Aunque la victoria del PP es numéricamente insuficiente para gobernar, son 137 escaños, Mariano Rajoy está más cerca que en diciembre de quedarse en la Moncloa. Es el triunfador moral, mientras que el contrincante que pedía su salida, Albert Rivera, de Ciudadanos, ha encajado un serio descenso de sus apoyos; al final, sus votantes no han respaldado el pacto al que llegó con el socialista Pedro Sánchez ni el veto que le puso al candidato del PP durante esta campaña electoral. España volvió a votar el 26-J y, en términos generales, votó como en diciembre, aunque con una ligera mejoría pero sustancial por parte del PP, que no ha acusado los casos de corrupción conocidos durante estos seis meses. 

El hecho que mejor resumen lo sucedido es el trasvase de votos desde Ciudadanos hacia el PP, en torno a los 400.000 sufragios que han ido de los naranjas hacia los azules. La participación fue tres puntos menor que en diciembre, uno de los porcentajes más bajos de la historia democrática.

Con 137 escaños, 14 más, Rajoy se coloca en un buen nivel para conseguir apoyos para su investidura. Junto con Ciudadanos y Coalición Canaria, el presidente popular sumaría 170 escaños, a seis diputados de la mayoría absoluta. Podría conseguir la abstención de los cinco congresistas que ha obtenido el PNV, y colocarse a sólo un acta para gobernar con tranquilidad. Sin embargo, Albert Rivera mantiene un veto sobre Rajoy, lo ha repetido durante todos los días de la campaña y es difícil que se eche atrás de ese compromiso. Pero Ciudadanos ha sufrido un serio retroceso que le hará reconsiderar algunas de sus posiciones. Otro hecho a considerar es que el PP ha renovado su mayoría absoluta en el Senado, un factor imprescindible para abrir una reforma de la Constitución.

El partido de Albert Rivera ha conseguido 32 escaños, ocho menos, de tal modo que con PP y Coalición Canaria, el bloque de centro derecha sube hasta los 170 escaños, por encima de PSOE junto a Podemos. Los naranjas se han dejado casi medio millón de votos por el camino, lo que no respalda el acuerdo que Rivera llegó con Sánchez para la investidura del socialista. 

Pedro Sánchez ha conseguido mantener el tipo, pero a duras penas, al perder cinco diputados y quedarse con 85 escaños, es el peor resultado electoral de la historia del PSOE desde 1977. Si en diciembre sus 90 actas ya fueron insuficientes para armar un Gobierno en torno a los socialistas, los datos de ahora hacen que, difícilmente, pueda liderar el un proceso que concluya en una investidura. Al PSOE le han fallado dos de las comunidades donde es más fuerte, Andalucía y Extremadura. En nuestra comunidad, donde Susana Díaz se empleó a fondo en la campaña, el PP ha vuelto a ganar unas elecciones generales, un duro varapalo para las aspiraciones nacionales de la presidenta andaluza. Los socialistas han logrado subir en dos escaños en Madrid, donde Eduardo Madina ha logrado el acta del séptimo puesto que le falló en diciembre. Sánchez ha obtenido algo más de 250.000 votos menos que en diciembre, salvan los muebles, pero el resultado es agotador para cualquier líder. El PSOE celebrará su congreso federal en verano, y es posible que Sánchez tenga enfrente a otros candidatos con opciones. 

Pablo Iglesias fue otro de los perdedores de la noche. Los sondeos habían colocado demasiado altas sus expectativas, casi se veía de presidente con el apoyo de los socialistas. Pero, al final, Podemos sólo ha conseguido dos escaños más, se queda en 71, por lo que la alianza con IU no ha sido lo rentable que se esperaba. De hecho, en el Congreso ya sumaban esos 71 escaños con las actas de Alberto Garzón y un diputado más. Uno de los problemas de la alianza es que no ha sido respaldada en las comunidades donde se suponía que IU es más fuerte. Por ejemplo, en Andalucía y en Extremadura. Es más, Unidos Podemos se ha dejado un millón de votos respecto a la suma de ambos partidos, de lo que se deduce que los votantes de IU no han respaldado la unión electoral y que Pablo Iglesias se ha dejado muchos apoyos por sus  intervenciones durante estos seis meses. 

El resto de partidos, casi todos nacionalistas, se quedan igual. En Cataluña, Esquerra ha quedado en segundo lugar, con nueve actas, seguida de Convergència, con ocho. El PNV pierde uno y se queda con cinco; Bildu mantiene dos y Coalición Canaria, uno.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios