Rajoy se encomienda a la España responsable

  • El líder del PP reclama en Granada, donde se juega su tercer escaño, que se deje gobernar a la lista más votada.

Comentarios 4

El PP se juega el tercer diputado en Granada el próximo 26-J. Un detalle más que importante, motivo por el cual el presidente del Gobierno en funciones y candidato a la reelección, Mariano Rajoy, optó por ascender hasta el mirador de San Nicolás frente a la Alhambra para reivindicar que la opción que lidera es la mejor posible para "perseverar" en la gestión ya realizada. De lo contrario, advirtió, "volverán los problemas". Con ese argumento central, apuntó como objetivos primordiales la creación de empleo, el mantenimiento y mejora de las políticas sociales, la unidad de España -llamó a respetar la soberanía nacional en el corazón del Estado Moderno que es Granada- y la seguridad frente a posibles ataques terroristas.

Sobre la primera cuestión se comprometió a generar dos millones de puestos de trabajo en los próximos cuatros, después de haber logrado un millón entre 2014 y 2015. Sin salir de los asuntos económicos, Rajoy sacó pecho por haber evitado la intervención de Bruselas al "haber aguantado la presión de fuera y dentro de España". Con la resaca del debate a cuatro de la noche anterior muy presente, el candidato popular criticó que a ninguno de sus oponentes le pareciera "nada bien" de la labor realizada por el PP. "Algo bueno habrá aunque sea por equivocación", ironizó. El presidente en funciones también dirigió algún que otro chascarrillo a los rivales. "Hay algunos un poco malos pero los vamos a derrotar", aseguró ante un improvisado auditorio integrado por un millar de asistentes. Les reconoció el "cansancio y hastío" que pueda generar en la sociedad una nueva convocatoria electoral, aunque comentó que este problema "debería haberse resuelto ya". Y es que el dirigente popular lamentó que el resto de fuerzas demostraran "incapacidad" para generar una alternativa.

Rajoy mantuvo sobre el atril que gobierne la lista más votada. "No se repetirán -los comicios- si todos se comprometen a decir lo siguiente: 'Gobernarán si respetan la voluntad mayoritaria de los españoles", indicó.

Justo cuando Rajoy hablaba de Granada como uno de los "lugares más hermosos de la tierra", varias personas con la bandera saharaui increparon al presidente del Gobierno en funciones. La Policía y los servicios de seguridad del jefe del Ejecutivo les desalojaron del mirador de San Nicolás, aunque mientras se los llevaban seguían gritando "España responsable".

Ante los gritos, los simpatizantes y afiliados del PP salieron en defensa de su candidato. "Rajoy amigo, Granada está contigo", corearon algunos de los presentes. Las cuatro personas que alborotaron el acto fueron desalojadas e identificadas por la Policía.

El presidente del PP andaluz, Juan Manuel Moreno, antecedió a Rajoy en el turno de palabra. Moreno como ya indicó en la apertura de la campaña en el Paseo del Violón situó al partido como "dique de contención" de la izquierda radical, en referencia Podemos. La pérdida del tercer diputado puede provocar un triple empate entre PP, PSOE y Unidos Podemos por lo que el líder del PP andaluz incidió en que "ahora más que nunca tenemos que volcarnos y especialmente en esta provincia". En esa línea, sacó a relucir el cambio de gobierno en la capital granadina, consecuencia de la operación Nazarí contra el ex alcalde José Torres Hurtado (PP) y la concejal de Urbanismo, Isabel Nieto, además de funcionarios del Ayuntamiento y empresarios de la ciudad. "Hace algo más de un mes se produjo en la ciudad de Granada una situación en la que todos los partidos una vez más, como pasó en el debate, se unieron contra el PP. Llegaron a un acuerdo de despacho para arrebatar lo que habían dicho mayoritariamente en las urnas", dijo. Moreno pidió así el apoyo para los populares con el objetivo de "devolver la dignidad a Granada en forma de votos".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios