De agricultura y gobiernos municipales

  • La ministra García Tejerina visita Asaja y destaca el trabajo de Rajoy en la gestión de la PAC

AÚN quedan diez días de campaña electoral por delante y los políticos se aferran a sus discursos y al reparto de propaganda en sus foros habituales. El día de ayer estuvo marcado, sin duda, por el debate a cuatro entre los llamados a ser presidente del futuro Gobierno central, pero la provincia continuó ajena al devenir nacional y los candidatos cordobeses prosiguieron sus paseos, sus discursos y sus abrazos. Tocó hablar, ha tardado en llegar, de agricultura. Ese sector que soporta la mayoría del empleo de los municipios y que, tras el turismo, se convierte en epicentro de políticas y programas y cruce de acusaciones. Que de eso también hay, y mucho.

Hablar de agricultura en Andalucía es hablar de la Política Agraria Común (PAC) y de cómo unos y otros, sobre todo PP y PSOE, la usan para lanzarse dardos y presumir de gestión, cuando quien marca el guión de todo ello es la Unión Europea (UE). Y de la PAC habló la ministra en funciones de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Isabel García Tejerina, que acompañada del candidato del PP al Congreso por Córdoba, José Antonio Nieto, visitó la sede de Asaja, lugar ideal para discutir sobre todo esto. Hasta las afueras de la ciudad, en el polígono industrial de la Torrecilla, se desplazó la ministra que venía desde Jaén, por lo que se entiende que el discurso varió bastante poco.

García Tejerina lo tiene claro: "Lo mejor que le ha pasado al campo andaluz en estos cuatro años ha sido tener un gobierno del PP". A pesar de haber recibido golpes (dialécticos) por todos lados a raíz del reparto de la PAC y de que la presidenta de la Junta, Susana Díaz, acusara a Rajoy de actuar en este caso de manera "caprichosa", la ministra de Agricultura echó las culpas sobre las espaldas del Gobierno autonómico. García Tejerina recordó que Andalucía está "a la cola" de la incorporación de jóvenes al campo con "enormes abismos" con otras comunidades cuya economía no depende tanto de la agroganadería. Y añadió que, gracias al ahora presidente de España en funciones, los ganaderos tienen aseguradas las ayudas hasta 2020. Tiene sentido, por lo tanto, que la ministra se haya desplazado hasta el sur a pesar del calor sofocante para dejar claros algunos datos que tienen su mayor calado en la población de una provincia como Córdoba, arraigada al PSOE en sus localidades más agrícolas.

Un tour agrícola podría decirse que realizó ayer el candidato de Ciudadanos en Córdoba Marcial Gómez que se desplazó en este caso hasta Cabra para visitar huertos ecológicos y una cooperativa olivarera. Gómez se alejó de la PAC, como un conflicto que enfrenta a otros partidos y no tanto al suyo, y tiró más hacia la modernización del sector. Hubo parte de su diatriba electoral que se asemejó a las palabras de García Tejerina y es que el de Ciudadanos también se acordó de la necesidad de acercar a los jóvenes al campo por aquello del relevo generacional. La aplicación de I+D de la mano de la universidad supondría para Ciudadanos un campo que atraería a la población más joven hacia los olivos, la naranja o el ajo y formarlos es para Ciudadanos la base de todo. Lo de los huertos ecológicos también se entiende, teniendo en cuenta la proliferación de los mismos algo que Gómez destacó como algo que "aporta un beneficio social y contribuye al desarrollo del medio rural".

Y del campo, al mercado. Unidos Podemos llevó a su candidato Manuel Monereo a darse una vuelta por el mercado de abastos de la plaza de la Corredera. Allí se le vio precisamente con comerciantes que distribuyen lo sembrado en los huertos ecológicos y allí pareciera que el jiennense también quería sembrar sus propuestas. Entre olores a aliño de aceitunas y gambas recién traídas de las lonjas de Mercacórdoba se pudo ver a un Monereo cercano que quiso explicar a los empresarios el programa que Unidos Podemos tiene planteado para pequeñas y medianas empresas y autónomos. Cuota de autónomo gratuita para aquellos que facturen menos del salario mínimo y otra progresiva en función de los ingresos ocuparon las conversaciones con los tenderos de la Corredera. Lo cierto es que en Córdoba en estos días de campaña se ha escuchado muy poco hablar de economía y menos a Unidos Podemos, por lo que resultó cuanto menos curioso. Eso sí, Monereo no habló sólo de cómo los autónomos y los pequeños empresarios soportan más de un varapalo en este país. Fiel a su estilo, el candidato de Unidos Podemos no olvidó los mensajes a las otras formaciones ni lo libre de corrupción que está, según él, su partido. Al PSOE lo acusó de renunciar "a ser alternativa de gobierno" y conformarse con ser "una posición subalterna de los populares" y se sintió como en casa paseando por la plaza ya que se puede hacer política a pie de calle "sin que nadie increpe por corrupción o mala gestión, una situación muy común, por contra, para los partidos de la vieja política". Pues eso, fiel a su estilo.

Y a pesar de que al PSOE le gusta mucho eso de hablar de ganaderos y, más que nunca en esta campaña, cargar contra Unidos Podemos, ayer se reservaron las críticas (casi) y decidieron virar hacia la autoalabanza que tampoco es algo que resulte extraño. Fueron de nuevo la candidata socialista al Congreso por Córdoba María Jesús Serrano y la alcaldesa, Isabel Ambrosio, un dúo frecuente estos días, las que se fueron hasta el Parque Figueroa para loarse de su gestión. Con la coincidencia de que esta campaña ha caído en unos días en los que se cumple un año de la constitución de ayuntamientos tras las elecciones municipales, la alcaldesa no quiso dejar pasar la oportunidad para señalar lo que para ella ha sido el "cambio tranquilo". Sin abandonar el tono amable que la caracteriza y que en muchas ocasiones le ha servido para recibir más de una crítica, Ambrosio habló de la Oficina de la Vivienda, del Plan de Rescate Ciudadano y del diálogo, siempre diálogo. Salvar las empresas públicas para que no caigan en manos privadas o un plan de inclusión que, aseguró, hará contratos de seis meses a 120 cordobeses, fueron la base para que la regidora llamara al voto poniendo su gestión como ejemplo de lo que podría pasar si Pedro Sánchez llega a ocupar la Moncloa.

La candidata, más de lo mismo. Con un alegato en el que aseguró que un gobierno socialista estará cerca de los ayuntamientos, Serrano, ahora sí, volvió a cargar contra Unidos Podemos como un partido que hace un año "no quería saber nada de la política municipal y ahora se da cuenta de lo importante de ésta y de las zonas rurales". Las socialistas insistieron en que su partido es el "de las personas" que están, sentenciaron, "por encima de los balances de cuentas".

Un día más, un día menos. Se estrecha el cerco del listado de temas susceptibles a tratar en campaña y los partidos tienen que estar atentos para no repetir discurso. De momento, nada nuevo bajo el sol. Habrá que esperar a que las encuestas pongan contra las cuerdas a más de uno.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios