El bipartidismo también repunta en Cádiz

  • La suma de votos de PP y PSOE alcanza el 60,8% del total, cinco puntos más que en diciembre

El bipartidismo no sólo no ha muerto en la provincia de Cádiz sino que además está vivito y coleando. El escrutinio del pasado domingo ha venido a confirmar, entre otras cosas, que lo que algunos llaman despectivamente la viejapolítica sigue siendo una opción atrayente para buena parte del electorado, en concreto para seis de cada diez gaditanos que el 26-J decidieron acudir a su colegio electoral para depositar el voto.

En concreto, los 373.587 votos que sumaron el PP y el PSOE (198.386 para los populares y 175.201 para los socialistas) supusieron el 60,86% de los sufragios válidos emitidos. Este dato supone un incremento de más de cinco puntos porcentuales (en concreto 5,14) con respecto a lo que los dos partidos grandes contabilizaron de manera conjunta en las anteriores elecciones generales celebradas en diciembre pasado y que fue el 55,72%.

Esta subida de cinco puntos no es nada desdeñable, ya que el bipartidismo sumaba dos años de vacasflacas. La estruendosa caída PP y PSOE se visualizó por vez primera en las elecciones europeas de junio de 2014, cuando estas dos formaciones políticas apenas pudieron aglutinar al 54,61% del electorado gaditano. Ahí fue donde el bipartidismo tocó fondo, ya que los datos obtenidos por PP y PSOE en las andaluzas, municipales y generales de 2015 fueron prácticamente idénticos, con porcentajes que en los tres casos se quedaron en el 55% de los votos válidos emitidos en esta circunscripción.

El 60,86% que el bipartidismo logró aglutinar el pasado domingo parece que viene a confirmar una recuperación latente de los dos partidos grandes con la que muchos no contaban. No obstante, tanto populares como socialistas están aún lejos de acercarse a la época gloriosa de estas dos formaciones, ya que durante décadas los dos partidos conseguían aglutinar unidos entre el 80 y el 90% de los votos en cualquier cita electoral de generales, andaluzas y europeas. Las municipales, por el contrario, eran y siguen siendo unas elecciones diferentes, porque ahí siempre se abría y se abre la puerta a unos mejores resultados de otras formaciones como IU, el extinto PA, partidos localistas o, en el caso de 2015, Podemos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios